El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha asegurado este miércoles en el Parlamento que ya "no hay vuelta atrás" para derribar el hotel del Algarrobico, ubicado en el municipio almeriense de Carboneras, y para que la playa en la que se asienta vuelva a su estado natural. Podemos ha anunciado que solicitará la creación de una comisión de investigación sobre este asunto. Durante su comparecencia ante el Pleno, Fiscal ha garantizado que, además de demoler el edificio, el Gobierno andaluz tiene la firme voluntad de restaurar la zona y que los terrenos pasen a formar parte del patrimonio de la Junta. A esto hay que sumar, según ha dicho, la puesta en marcha de un plan de dinamización económica de la zona, que partirá desde los propios trabajos de demolición y restauración y que se completará con fórmulas duraderas que proporcionen empleo y generen riqueza. El consejero ha asegurado que todo ello se llevará a cabo de acuerdo con el Gobierno central y ha explicado que es necesario partir de un análisis exhaustivo de las recientes resoluciones del Tribunal Supremo y del horizonte jurídico que abren, coordinarlas con pronunciamientos previos y valorarlas en virtud de lo que aún está 'sub júdice', porque solo de esta manera se podrá llegar hasta la demolición, con la seguridad de que no hay un solo trámite pendiente. Fiscal ha garantizado que esta zona no se va a someter a más riesgo de daños ambientales ni a incidencias negativas innecesarias, para lo cual se van a blindar todas las acciones tanto desde el punto de vista jurídico como desde la perspectiva técnica. "Hay que ser cautos y trabajar sobre seguro", según ha señalado el consejero, quien, respecto al derecho de retracto, confirmado por el Tribunal Supremo, ha explicado que el procedimiento llevado a cabo por la Junta ha sido impecable, por lo que ha solicitado la ejecución del mismo sin necesidad de nuevos recursos judiciales y sin acudir a la jurisdicción civil. Así ha recordado que en 2006 la Junta ejerció el derecho de retracto sobre las fincas que conforman los terrenos en los que está el hotel, consignando el precio de la compraventa en escrituras en 2,3 millones de euros. Contra él se presentaron tres recursos que fueron desestimados por tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), contra las que se anunciaron recursos de casación. Fiscal también ha recordado que, tal y como especifica el Tribunal Supremo, la inclusión del Algarrobico en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) "no fue ni casual, inadvertida o fruto de un error material, fue plenamente consciente y querida por la Administración autonómica". Cabe destacar que en dicha sentencia, se refleja que la empresa demandante, Azata, adjuntó documentos dirigidos a la Junta reclamando la exclusión de su finca del ámbito del Plan y a los que contestó la Administración resaltando los valores de la finca y confirmando expresamente su inclusión dentro del ámbito protegido. De otro lado, el consejero ha asegurado que en el seno de la comisión mixta Gobierno-Junta se analizarán todos los pronunciamientos judiciales, especialmente los relacionados con la licencia de obras otorgada y confirmada por sentencia firme y a las responsabilidades patrimoniales sobre el valor del suelo. Fiscal ha reiterado el compromiso y voluntad de la Junta y Gobierno central de no ocasionar daño ambiental alguno sobre la zona y de buscar fórmulas que estimulen la economía del lugar. ASUMIR RESPONSABILIDADES POLÍTICAS La portavoz del grupo parlamentario del PP-A, Carmen Crespo, ha manifestado que todos tenemos muy claro que el responsable del Algarrobico es el PSOE-A, que llegó a impulsar normativas 'ex profeso' para permitirlo. Ha señalado que la Junta se vio obligada a cambiar su posición sobre el Algarrobico cuando la justicia fue tumbando, a través de numerosas sentencias, sus intentos de legalizar ese hotel. Ha señalado que se ha jugado con los intereses de los ciudadanos y con la ilusión y el futuro de una zona importantísima desde el punto de vista medioambiental y turístico. A su juicio, la Junta tiene que pedir perdón y asumir las responsabilidades. La diputada de Podemos Mercedes Barranco ha señalado que el Tribunal Supremo ha dictaminado algo que era "de sentido común", que no se puede construir en un parque natural, lo que es "una victoria del estado del derecho". Ha apuntado que la raíz del problema está en una "mala gestión de lo público" y en un "abuso político", por lo que ha exigido responsabilidades políticas en el Gobierno central, en la Junta y en el Ayuntamiento de Carboneras. Ha anunciado que van a pedir una comisión de investigación sobre este asunto. El parlamentario de Ciudadanos José Antonio Funes ha señalado que "se llega tarde" a la recuperación de la normalidad en la zona del Algarrobico y después de una cadena de "despropósitos, de idas y de venidas", donde ha habido varios "pasos desacertados". Ha señalado también que en la Junta se tienen que asumir responsabilidades políticas. El diputado de IULV-CA José Antonio Castro ha aludido a los "despropósitos y las barbaridades" que el PSOE y administraciones en manos socialistas perpetraron para hacer posible una "aberración" como el hotel del Algarrobico. El diputado del PSOE-A José Luis Sánchez Teruel ha defendido la actuación de la Junta en todo momento, apuntando que no ha estado parada en estos años y se ha adelantado incluso a las resoluciones judiciales. Ha señalado que lo que necesita ahora la zona es  generación de empleo y de riqueza y ha denunciado que nunca se escuchó a un dirigente del PP hablar de respetar la normativa medioambiental y de demoler el Algarrobico.