Las declaraciones de ayer del ex consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, José Antonio Viera, en el sentido de que sabía que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, confiaba en él, que le apoyaba al mismo tiempo que daba retazos de conversaciones entre el líder socialista federal y él, no cayeron muy bien ni en la sede socialista andaluza ni en Ferraz.



El PP ataca desde Marbella
El PP, de jornada veraniega en Marbella, reaccionó al instante y eligió para hablar de corrupción la ciudad donde hace años Javier Arenas e imputados de la 'Gürtel' como Bárcenas, Jesús Sepúlveda y Gerardo Galeote jugaban animados partido al pádel y se divertían en la noche de la 'jet set'. Pues allí mismo, en ese escenario, el propio Javier Arenas y el presidente regional del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, retaban a Pedro Sánchez a que hiciera público su apoyo o no a Viera. Oír hablar a Moreno Bonilla de "silencios cómplices" y de corrupción al lado de Javier Arenas en Marbella, sonaba a una tremenda frivolidad.

Defiende la "honestidad y honorabilidad" de Chaves y Griñán
Pedro Sánchez salió rápidamente a responder al órdago planteado por estos dirigentes del PP. No tuvo el madrileño reparo alguno en defender la "honestidad y honorabilidad" de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Añadía además que consideraba positivo que hayan solicitado declarar en el caso de los ERE.

Felicitaciones a Susana Díaz por su medidas antifraude
"Desde el Partido Socialista no condenaremos a inocentes ni defenderemos a culpables", aseguraba Sánchez en esta rueda de prensa en Ibiza, aplaudiendo al mismo tiempo las medidas que ha tomado la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, para evitar que se repitan fraudes en la concesión de ayudas al empleo. "La presidenta de la Junta ha reaccionado con contundencia y se va a modificar la Ley de Formación para que haya transparencia y libre concurrencia en las empresas que recauden subvenciones de la Junta", destacó el líder del PSOE.

"No es que confíe en él, solo espero que sea inocente"
Pero al ser preguntado Sánchez sobre las declaraciones de José Antonio Viera en las que este se atribuía la confianza en su inocencia que mantenía con respecto a él, el líder del PSOE, serio, con voz contundente y repitiéndolo en dos ocasiones aseguraba que "no es que confíe en él, solo espero que sea inocente". De alguna manera esas palabras y el tono en que se producían era una forma clara de marcar distancias.

"Seré implacable con los casos que afectan a mi partido"
A renglón seguido y con el mismo tono serio Sánchez afirmaba que le "repugna" la corrupción y que será "implacable con los casos" que afectan, "por desgracia", a su partido. "Voy a encargarme de limpiar las manzanas podridas que haya en el cesto de la política", dijo.

Presentará un programa de "medidas radicales de limpieza democrática"
Además Sánchez aprovechaba la ocasión para anunciar que su partido presentará en septiembre un programa de de "medidas radicales de limpieza democrática", entre las que se incluyen la revisión para reducir a la "mínima expresión" el aforamiento de los diputados y el endurecimiento de las penas vinculadas con la corrupción..