Con toda seguridad que la concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, no esperaba que sus palabras en un medio provincial tuvieran el eco que están teniendo. Tras extenderse la polémica por sus desafortunadas declaraciones ("el año pasado las niñas iban con las bragas en la mano para que se les secaran") a todo el ámbito provincial y regional, la mancha de sus repercusiones políticas va "in crescendo" y ha llegado a Madrid.

"Por decir la verdad no voy a dimitir de mi cargo"
Cierto es que además de la trascendencia en los medios nacionales la respuesta de la concejala ha ayudado poco a apagar el fuego. Tras ser preguntada por el cariz político que estaba tomando sus declaraciones la respuesta de Porras no fue otra que anunciar que "por decir la verdad no voy a dimitir de mi cargo" al mismo tiempo que apelaba al siempre recurrente y manido recurso de "mis palabras se han sacado de contexto". "Lo único que he hecho es poner dos ejemplos que ocurren en la Feria de Málaga que no corresponden a una actitud propia de estas fiestas", aclaraba Porras creando más confusión a lo ya expresado.

Intento tibio de defensa del alcalde
Ante la avalancha de críticas y el clima político tenso creado, el alcalde  ha querido rebajar la tensión aunque sin  éxito  al intentar echar un capote a su compañera . Para De la Torre  Porras ha sido malinterpretada y sus palabras se han usado en "sentido contrario" a lo que quiso decir. "Porras hizo unas declaraciones en las que decía que lamentaba si alguien se había podido sentir molesto y no tengo nada más que añadir", ha concluido para intentar zanjar el asunto.

Para Antonio Hernando las palabras de Porras son "desafortunadas"
Pero mientras las aguas del debate generado se calman o no en Málaga, los ecos de la polémica por la inadecuada frase de que "las niñas iban con las bragas en la mano para que se le secaran" pronunciada precisamente por la edil responsable de la correcta marcha de la Feria de Málaga, se extiende y han llegado a la política nacional. El portavoz del PP en el Congreso y compañero de partido de Teresa Porras, Manuel Hernando (PP), ha dejado claro que no solo no está de acuerdo en las palabras de la concejala sino que además las ha calificado como "desafortunadas".

Alberto Garzón "indignado" pide su dimisión
Desde el ámbito de la izquierda y también en clave nacional, el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, las ha calificado de "indignantes" y ha aprovechado para añadir que se suma a la iniciativa de la oposición malagueña, salvo Ciudadanos, de pedir la dimisión de su cargo de la concejala del Partido Popular.

Las Juventudes Socialistas de España piden su destitución
La organización juvenil del PSOE a nivel nacional, Juventudes Socialistas, también se han unido a quienes piden el cese o dimisión de la concejala por lo que consideran comentarios "sexistas y falta de respeto absoluta hacia las mujeres". Para los dirigentes juveniles socialistas frases de este tipo "suponen un paso atrás" que hay que lamentar así como sobretodo condenar con la "más absoluta firmeza".

Para la Junta Porras "no es la mejor persona para ocupar un cargo público"
La Junta de Andalucía ha hablado por boca de la delegada en Málaga del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Rosa del Mar Rodríguez. Esta ha criticado duramente las declaraciones de Porras señalando que ello indica que "no es la mejor persona para ocupar un cargo público". Rodríguez ha subrayado su "más rotundo rechazo" a las afirmaciones de la concejala planteando que si la edil misma no dimite, debería ser  el alcalde, Francisco de la Torre, quien lo haga como máximo responsable que es del Ayuntamiento.