La investigación policial del caso 'Edu Centro' ha salpicado esta semana a la empresa de la diseñadora cordobesa de trajes de novia Ana Torres. Según han confirmado distintas fuentes, la compañía percibió una subvención de 27.750 euros en 2010 en la convocatoria de cursos de formación de la Delegación Provincial de Empleo en Córdoba. La convocatoria está siendo investigada en su totalidad por agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en busca de fraude. Los agentes han llamado a declarar a familiares de Ana Torres, según han confirmado varias fuentes. La diseñadora no ha sido arrestada en este caso y la empresa, Ana Torres S. L., defiende que ha justificado todos los gastos y que cumplió los compromisos de contratación. En concreto, la subvención investigada alcanza una cantidad de 27.750 euros. Las fuentes detallan que es la única ayuda para cursos de formación solicitada por Ana Torres. En concreto, el compromiso de la empresa era dar un curso a diez personas con una contratación posterior del 60%. La Policía Nacional, en su investigación, cree que las cosas no se hicieron como se firmaron. Así, y tras recabar diversos testimonios tanto de alumnos como de profesores, los agentes consideran que se empleó a alumnos en puestos que debían ocupar trabajadores. Fuentes de la empresa niegan la mayor, y aseguran que la compañía cumplió con el compromiso de contratar a seis de los diez alumnos que recibieron el curso de formación. Además, destacan que una de las trabajadoras ha estado empleada durante más de un año y medio en los talleres de Ana Torres S. L. Más allá, las fuentes insistieron en que el caso está ya en manos del Juzgado de Instrucción ocho de Córdoba y admitieron que familiares de la diseñadora fueron llamadas a declarar en la Comisaría. Fuentes cercanas al caso aseguran que fueron asistidas de un abogado y por tanto detenidas. DAR UN ESCARMIENTO Las fuentes de la empresa consultadas por este periódico señalan que el objetivo de la operación 'Edu Centro', que también se desarrolla en las provincias de Jaén y Granada, es dar un "escarmiento" a las empresas que solicitan subvenciones para cursos de formación. Ana Torres S. L. es la compañía de la modista cordobesa del mismo nombre, que tiene un total de nueve tiendas abiertas en Almería, Córdoba, Granada, Jaén y Sevilla. Según informa la empresa en su web corporativa, la firma Ana Torres presenta sus colecciones en las pasarelas de moda más importantes de moda de fiesta y novia, y participa en prestigiosos certámenes de moda como son Cibeles Madrid Novias, la Semana Internacional de la Moda de Madrid, Barcelona BridalWeek o Sposaitalia de Milán, participando también en CPD de Düsseldorf (Alemania), o Fira dos Novios en Lisboa (Portugal). También comercializa sus productos en más de 30 países. LA OPERACIÓN SIGUE EN MARCHA Mientras tanto, agentes de la Policía Nacional siguen desarrollando la operación 'Edu Centro' en Córdoba, que ya supera la veintena de detenidos. Está previsto que el operativo policial siga activo en la provincia al menos hasta el viernes, según ha podido saber este periódico. Las fuentes precisan que la ronda final de personas detenidas en esta operación policial puede alcanzar la treintena. 2.319.901 euros y 34 entidades. Ese es el importe del expediente y el número de empresas que recibieron subvención a cursos de formación, del año 2010, que está investigando en Córdoba la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en la conocida como operación Edu. El inicio de la operación de hoy estaba previsto por la unidad de la Policía Nacional desde mucho antes de Navidad, según ha podido saber este periódico. Las fuentes aseguran que el operativo nada tiene que ver con que esta misma semana arranque la campaña electoral a las elecciones al Parlamento andaluz, previstas para el 22 de marzo. INDAGACIONES DESDE OCTUBRE De hecho, en octubre del año pasado agentes de la Policía Nacional se trasladaron a Córdoba, a la comisaría de Campo Madre de Dios, para comenzar a analizar en detalle el expediente firmado por la Dirección Provincial de Córdoba del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para la concesión de cursos de Formación Profesional Ocupacional (FPO). En total, se concedieron subvenciones para cursos de formación a un total de 34 entidades, entre empresas, personas físicas y hasta instituciones públicas. Los agentes comenzaron interrogando a los alumnos que recibieron estos cursos. En total, la Policía Nacional citó a 600 alumnos para que acudieran a testificar a la Comisaría de Campo Madre de Dios. Finalmente, fueron algo más de 500. Muchos o no recibieron la notificación o estaban fuera de la ciudad. No obstante, y del testimonio de los más de 500 alumnos interrogados, los agentes llegaron a la conclusión de que había habido fraude en al menos el 90% de los cursos que fueron subvencionados. Los agentes le preguntaron a los alumnos sobre los cursos y si finalmente recibieron el material y los conocimientos que esperaban, y si incluso detectaron que pudiese haber fraude. En muchos de estos cursos, existía un compromiso posterior de contratación que según fuentes policiales casi nunca se cumplía. En noviembre, los agentes citaron para declarar a los profesores que habían impartido estos cursos, para determinar si el testimonio de los alumnos coincidía con el suyo. Al igual que ocurrió en octubre, los profesores (unos 70) confirmaron la existencia de fraude en al menos el 90% de los cursos de formación que se impartieron en la provincia de Córdoba en 2011. Aunque la subvención se concedió en 2010 (los expedientes son de entonces), la autorización de la misma no llegó hasta 2011.