El cáncer de mama es el tumor que más conversación genera en Twitter y la patología sobre la que más se consulta en internet. Sin embargo, una parte importante de la información que circula es errónea o carece de evidencia científica. Contiene enunciados inexactos, falsos o poco rigurosos y, en muchos casos, defiende la alternativa natural tanto para la prevención como para el tratamiento.

Así se ha advertido en el Simposio Satélite para Mujeres con Cáncer de Mama organizado por el Grupo GEICAM y la asociación manchega de pacientes Apacama.

Efectos negativos sobre la salud

Durante el evento se ha advertido de los efectos negativos que estas noticias falsas tienen, ya que pueden poner en riesgo la salud del paciente, generando retraso en el diagnóstico, interferencia en el tratamiento prescrito por el oncólogo o perjuicio emocional.

"En ocasiones, nos encontramos con personas que llegan demasiado tarde a tratarse porque alguien en su momento las convenció de que no debían hacerlo", ha explicado la doctora Mireia Margelí, del Servicio de Oncología Médica del ICO Badalona, del Hospital GermansTrias i Pujol, y vocal de la Junta Directiva de GEICAM.

Del mismo modo, esas falsas ideas, ha resaltado, “provocan desconfianza y generan prejuicios sobre las terapias oncológicas, la atención sanitaria y la medicina tradicional”.

La desorientación que sufren muchas mujeres tras el diagnóstico las lleva a buscar información en la red y “es ahí donde aprovechan algunos para ofrecer soluciones mágicas, generando falsas expectativas”, insisten desde GEICAM.

Combatir los bulos resulta, por tanto, fundamental, al igual que lo es contrastar la información y que los especialistas la refuercen para que los pacientes no tengan que recurrir a otras fuentes.

Aunque hay ideas falsas de todo tipo, estas son algunas de las más extendidas: 

1. Los sujetadores con aros causan cáncer

La teoría de que la compresión de los sujetadores aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama ha corrido como la pólvora. Parte de un libro, publicado en 1995 bajo el título Dressed to Kill y defiende que llevar este tipo de prenda durante 12 horas o más al día incide en la posibilidad de desarrollar la enfermedad porque comprime los canales del sistema linfático y provoca acumulación de toxinas en el tejido mamario.  La American Cancer Society ha desmentido esta información, resaltando, además, que los fluidos se desplazan hacia arriba, hacia las axilas, lo que desmonta la explicación.

2. Algunos desodorantes aumentan el riesgo

Otro de los bulos más extendidos es el que tiene que ver con el uso de desodorantes con aluminio. Las moléculas de este componente, presente en la mayor parte de los antitranspirantes, son, según esta tesis, absorbidas por la piel, generando un efecto similar al de los estrógenos. Aunque algunas marcas ya han eliminado el aluminio de sus fórmulas, no hay estudios que demuestren esta postura. 

3. Las mamografías producen cáncer de tiroides

Algunas mujeres son reacias a someterse a una mamografía, prueba que salva muchas vidas cada año, porque han leído que, al igual que las radiografías dentales, causa cáncer de tiroides.

La Sociedad Española de Radiología Médica lo ha desmentido, puntualizando que se trata de una prueba en la que la dosis de radiación es muy pequeña.

4. El limón y el bicarbonato ayudan a curarse

Las fórmulas que curan el cáncer con alimentos son falsas, advierten los expertos. La idea más extendida en este sentido para el cáncer de mama es que el limón caliente en ayunas o desayunar agua con bicarbonato previene y cura la enfermedad.  

5. La soja y la cafeína son cancerígenas

Por el contrario, hay otras sustancias sobre las que circula que contribuyen a incrementar el riesgo de sufrir este tumor. Es el caso de la cafeína y de la soja, por cuyo alto contenido en isoflavonas, se la ha vinculado con esta enfermedad. Curiosamente, eso sí, hay bulos también que la sitúan como un posible aliado para combatirla.

6. El riesgo del embarazo

Otra de las ideas que circula por la red es la de que el embarazo tras padecer esta enfermedad empeora el pronóstico. Los expertos lo desmienten y dejan claro que, transcurridos unos dos años desde el final del tratamiento, es absolutamente seguro y no es perjudicial para la salud de la paciente.

Luchando contra los bulos

Son varias las webs que en la red luchan ya por desmontar cada uno de los bulos que circulan por la misma. Es el caso de #SaludsinBulos, una iniciativa promovida por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), Maldita.es y Yodoctor.es, página en la que dos médicos de la Fundación Jiménez Díaz, desmienten falsas ideas a través de cómics como éste.