Sábado 22 de julio de 2017. “Respeto. Respeto. Respeto. Respeto”. Cuatro veces repetía en  Twitter la Policía Nacional la palabra respeto para defender a Andrea Janeiro, hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique, de los insultos y mofas en la red.

Horas después, Internet se llenaba de comentarios criticando el oportunismo del mencionado mensaje. Muchos usuarios consideraban que al igual que la Guardia Civil, la Policía intentaba de nuevo mejorar su imagen a  través de la publicación de originales mensajes que, como en el mencionado caso,  intentaban estar ligados a la actualidad política o social para así obtener mayor repercusión. 

El caso de la hija de Belén Esteban

En julio, que la hija de Belén Esteban hubiese alcanzado la mayoría de edad se había convertido en uno de los temas más recurrentes del país. Lo cierto es que hasta el pasado verano, pocas cosas se desconocían de Andrea Janeiro. A lo largo de su corta vida, los medios de comunicación se habían hecho eco de sus problemas escolares o de las dificultades con las que  afrontaba las adicciones de su madre.

Por boca de la ‘princesa del pueblo’ media España sabía que ‘Andreíta’ no se comía el pollo de pequeña, que apenas mantenía contacto con su familia paterna aunque su madre mataba por ella, o que admiraba, como tantos otros adolescentes de su edad, al cantante estadounidense Justin Bieber.

Lo único que no se conocía de Andrea Janeiro era su rostro. Los medios no habían podido publicar fotografías sin ‘pixelar’ de la adolescente. Algo que cambió ese 21 de julio, cuando la mayor de los Janeiro cumplió los 18 años. Hasta el diario ‘El País’ publicó el siguiente artículo en un destacado de su portada: “Así es Andrea, hija de Belén Esteban”. No fue solo la prensa del corazón. Raro fue el medio que no convirtió en noticia la posibilidad legal de publicar su imagen. 

Y roto el misterio, comenzó la ‘caza’. ‘Andreíta’ llegó a ser ‘trending topic’ en Twitter. Mofas, burlas, montajes... de la ‘hijísima’ se difundían por millares en las redes sociales. Todo ello sin importar que solo tuviese 18 años de edad.

No sólo es ‘Andreíta’

Tal fue el revuelo que la Policía decidió salió en defensa de Janeiro ante los ataques que recibía por su aspecto físico. “Las redes están repletas de bellezones, mentes privilegiadas y sabios de mil y una ciencias... que hoy convierten a una adolescente en `trending topic`”, afirmó la Policía desde la cuenta @policia.

Para muchos internautas, se trataba de un mensaje oportunista que solo buscaba notoriedad y obtener ‘retuits’ y ‘me gusta’. Sin embargo, la proclama se producía en un país en el que solo en 2016, la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riego), registró 1.207 casos de acoso escolar reales.

Y es que Andrea Janeiro es sólo un ejemplo. El ‘bullying’  en España es una triste realidad que no solo se limita a las aulas. Porque en los dos últimos años, el acoso a menores ha aumentado un 240%. Parte de ello motivado por el auge del llamado ‘ciberbullying’, tan palpable en las redes con la hija de Belén Esteban. 

De ahí que el tuit que en su día colgó la Policía Nacional sea tan necesario como el que esta semana escribió la Guardia Civil y que también ha triunfado en las redes sociales. El mensaje no puede ser más claro: “Reírte de alguien por su físico, forma de ser, orientación sexual... no te hace más cool, te convierte en un ser miserable. No le rías la gracia al bullying”.