Cada 6 de enero el protagonista de la sobremesa es el rico y tradicional dulce ‘Roscón de Reyes’. Desde el inicio de las fiestas navideñas, incluso antes, estamos viendo los roscones de Reyes en pastelerías, en supermercados… Pero es exactamente el 6 de enero cuando adquieren todo el protagonismo, y es que no hay día de Reyes si no se tiene un roscón en la mesa. Por ello, a pesar de que ya en las cenas de Nochebuena y Nochevieja nos damos buenos festines a base de canapés, jamón, platos de carne y pescado y postres, no nos podemos resistir a este último capricho en el final de los festejos de Navidad.

El roscón de Reyes tiene su origen en el siglo II a.C cuando se celebraban “Las Saturnales”, un festejo pagano en honor a Saturno, el dios de las cosechas. Todas las personas de la época, tanto ricos como esclavos, celebraban el final del período más oscuro del año y el inicio de una época llena de luz, preparaban diversos platos para la celebración, aunque el más popular era una torta a base de miel en la que se introducían algunos frutos secos, dátiles e higos y, posteriormente, se incluyó un haba. Con la llegada del cristianismo esta tradición se eliminó, pero no por mucho tiempo, así a llegado a nuestros días.  

Hoy nos podemos encontrar roscones de reyes de todo tipo: con relleno, sin relleno, adornados con frutos secos, con frutas confitadas… También hay una amplia gama en función de su calidad, que depende de parámetros como los tiempos de fermentación o el manejo del agua de azahar. Pero para disfrutar de los mejores en Madrid estas son las pastelerías y panaderías que hay que visitar, aunque recordando que en la mayoría es necesario reservarlo tiempo antes porque son limitados:

1. "Moulin Chocolat", en calle Alcalá, 77

Roscón de Moulin Chocolat

Su roscón se caracteriza por una fermentación lenta, que se traduce en una miga elástica y esponjosa, con la humedad adecuada; el uso de ingredientes de calidad entre los que destacan la mantequilla y el agua de azahar destilada de la firma Luca de Tena; y sin frutas confitadas ni rellenos, solo azúcar y almendra molida. 

2. "La marina", en calle Alberto Aguilera, 14

Roscones de La Marina. Web La Marina

Clásico entre los clásicos de la capital y concretamente en la zona de Argüelles. Destaca por su masa finísima, elegante y poco aromatizada, con un ligero punto de sal que le da el toque diferencial. Su único adorno es de almendra molida y azúcar y también los venden rellenos de nata.

3. "Isabel Maestre", en calle Pedro Muguruza, 7

Salón gourmet Isabel Maestre

Está elaborado con masa de brioche de doble fermentación y destaca por la elasticidad y finura de la masa y su sabor a mantequilla fresca. Entre sus adornos están la almendra laminada, el azúcar y las rodajas de naranja confitada preparada artesanalmente en el obrador.

4. "Pomme Sucre", en calle Barquillo, 49

Roscón Pomme Sucre

Destaca por su escasa aromatización y con un acentuado sabor a mantequilla. Es el estilo clásico por excelencia, un brioche de doble fermentación, sin esencias, cubierto de frutas confitadas y, si se encarga, relleno de nata.

5. "El Horno de Babette", en calle Joaquín Lorenzo, 4

Roscón de Babette

Se trata de un roscón singular, de masa de brioche suavemente aromatizada con agua de azahar, elástico pero no esponjoso y adornado con naranja confitada por ellos mismos.

6. "La Duquesita", en calle Ortega y Gasset, 44

Roscón La Duquesita

Un gran roscón artesano con un punto de sal notable. Su masa es suave, con gusto a ralladura de naranja, vainilla y mantequilla. Se vende solo o con relleno de nata o crema tostada y está adornado con azúcar y frutas confitadas.

7. "Antigua pastelería del Pozo", en calle del Pozo, 8

Antigua Pastelería El Pozo

La textura es perfecta, según los expertos, pero tiene una fuerte aromatización, un potente sabor a azahar que anula el resto de los ingredientes. Su cobertura está adornada con azúcar y almendra molida.

8. "Formentor", en calle Hermosilla, 81

Roscón crema Formentor

 

Su roscón se caracteriza por una textura muy esponjosa y con una ausencia casi total de agua de azahar, pero que esta ausencia es reemplazada por el sabor a cítricos. Como cobertura se encuentra azúcar, almendra laminada y frutas confitadas.

9. "Panadarío", en calle Alonso Heredia, 25

Panaderío roscón Reyes

Una pastelería moderna con el toque tradicional que elabora su roscón con un brioche poco aromatizado y muy esponjoso a partir de masa madre. La miga está bien hidratada y el roscón se presenta sin adornos superfluos, solo con frutos secos y naranjas confitadas.

10. "Panod", en Calle Prim, 1

Roscón de Panot

Un roscón de textura y sabor agradables, suave y esponjoso, decorado con guindas, rodajas de naranja confitada, almendra picada y azúcar de una panadería del barrio de Justicia, que poco a poco se va haciendo un hueco entre los mejores de la capital.