Que Mattel lance al mercado una nueva muñeca de la saga Monster High no es noticia, salvo para padres y madres con hijas o hijos en edad de gustarle estos muñecos. Sin embargo, en esta ocasión, hay que hablar de Finnegan Wake, por una característica que le define: es el primer personaje de la popular saga que tiene una discapacidad física.

Lo mejor de este nuevo muñeco es que en España, tal y como anuncia la organización en su página web, el lanzamiento lo hace en colaboración con la fundación Special Olimpics.

Esta entidad explica que de cada Finnegan Wake vendido, un euro irá a parar a la iniciativa Jóvenes Atletas de la fundación, cuyo objetivo principal es “un programa de entrenamiento pre deportivo destinado a niños y niñas con discapacidad intelectual de 2 a 7 años”.

Todo cuidado
El nuevo personaje de Monster High tiene cuidados todos los detalles por parte de Mattel. De este modo, la historia de Finnegan Wake, que se vende con su silla de ruedas, bien podría ser la de cualquier otro joven, salvo por el hecho de que es hijo de “monstruos o criaturas fantásticas”. Sin embargo se trata de un chaval que ha nacido con una discapacidad y que ha encontrado en el deporte “el mejor aliado para dar rienda suelta a su espíritu aventura”.

Respeto por la diversidad
En palabras de la portavoz de Mattel España, Elvira Sanjurjo, “el respeto por la diversidad es uno de los valores más importantes de Monster High” de ahí que la aparición de Finnegan Wake “supone un paso más en nuestro compromiso por transmitir estos valores a niñas y niños a través del juego”.

Por su parte, el responsable de Special Olimpics España, Enric Blesa, ha subrayado la importancia “de dar a conocer y acercar la realidad del mundo de las personas con discapacidad a los más pequeños”, algo que ha calificado como “muy positivo”.

En este sentido, al igual que sucede con el nuevo personaje de Monster High, “las personas con discapacidad son especialistas en superar dificultades y son muy capaces de alcanzar muchas metas, por lo que merecen la integración total”.