Grupo de personas disfrazadas con motivo de la celebración de Halloween. Foto: EFE Grupo de personas disfrazadas con motivo de la celebración de Halloween. Foto: EFE



El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha lamentado que cada vez sea más popular entre los españoles la fiesta de Halloween, por considerarla "una mascarada", que carece de buenos sentimientos y que se limita a asustar y a dar miedo. Así lo ha puesto de manifiesto el prelado toledano en su homilía en la catedral primada con motivo de la celebración de la festividad de Todos los Santos.

Fiesta pagana
"Nosotros no celebramos esa fiesta pagana, que al contrario de nuestras grandes fiestas (Pascua y Navidad), en Halloween no hay misa, no hay mensaje papal disfrazado de Pokemon y tampoco está llena de buenos sentimientos, ya que no se celebra el amor y la paz".

Gana en popularidad
En Halloween, "se asusta, se da miedo y eso es todo", ha dicho Rodríguez, que lamenta que cada año esta fiesta pagana gane en popularidad, quizá porque "no hay regalos que ofrecer" y tampoco hay interacción y la visita no entra en casa. Se trata de una fiesta "sin sacrificio, sin sermón, sin misa", en la que da lo mismo ser ateo que creyente para celebrarla; no hay Dios, hay justamente muertos. Una mascarada".

Alejándose de la religión
La palabra Halloween, ha explica el arzobispo de Toledo, es la contracción en inglés de All Hallows Eve, que significa la víspera de Todos los Santos, pero con esta fiesta se busca alejarse de la religión, de la fe.

Peculiar iniciativa
Las declaraciones del obispo se producen horas después de que un grupo de activistas católicos promovieran vestir a los niños de “santos” y celebrar ‘Holywins’ (que significa ‘la santidad vence’) en lugar de ‘Halloween’. Su intención era que  “jóvenes y ancianos, matrimonios y solteros, sacerdotes y laicos saliesen a la calle a evangelizar y a animar a los ciudadanos a entrar en la Iglesia a rezar ante la imagen de Jesús o a confesarse, también a quienes vayan disfrazados de monstruos”.