Manel Fuentes dio comienzo este domingo a la 28 edición de los Goya con una directa alusión a la ausencia del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. "Estamos en una gala histórica, los primeros Goya sin el ministro de Cultura".

La ausencia de Wert
"¿De verdad que no ha venido el ministro? Con lo que le hubiera gustado ver esto. Creo que al final vendrá porque además de Cultura es ministro de Educación", ha afirmado el presentador, tras destacar: "¡por fin una sala de cine llena!". Y en la que ni siquiera hubiera tenido que pagar el 21 por ciento del IVA cultural de la entrada, ha agregado.

http://www.youtube.com/watch?v=8jZB6a5k4c0

"Gala histórica"
Pero, por si no venía, ha pedido a los asistentes que guardaran la entrada, "porque estamos en una gala histórica, los primeros Goya sin el ministro de Cultura". Y tampoco está el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "¡con lo que le gusta el cine español!". Unas declaraciones sobre la ausencia del ministro que sucedían a las numerosas manifestaciones por este hecho que realizaron los actores antes de entrar a la gala.

Presencia institucional
Un serio presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, seguía desde la platea la gala, a la que también asistían con cara de circunstancias el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y la directora del ICAA, Susana de la Sierra.

Ácidas bromas
Fuentes no ahondó mucho en el tema político, que sobrevoló todo su monólogo inicial, con ácidas bromas como: "igual tenéis suerte, el año que viene casi no se hacen películas, y se dan estatuillas macizas". También tuvo bromas para los cineastas, como Pablo Berger, que tras dirigir "Blancanieves" dirigió el anuncio del año pasado del Gordo de la Lotería, o Juan Antonio Bayona, que después de "Lo imposible" puso su talento al servicio de un limpiador de grasa.

La fiesta del cine 
Pero todo se resumía en que los Goya son una fiesta, como Fuentes señaló en el vídeo que precedió su monólogo. En él Fuentes encuestaba sobre la calidad del cine español a algunos de los nominados, como Neus Ballús, que opta al premio a mejor director novel.
Paco León pedía bajar el precio de las entradas y el IVA cultural mientras Alex Angulo le tildaba de populista, y Santiago Segura, caracterizado como Torrente, aparecía junto a Fernando Esteso. Un vídeo con el que Fuentes, pese a que los Goya "tienen muy mala rima", y pese al duro año que ha pasado el cine español, anunciaba que quería lanzar una "declaración de amor" al cine.