A menos de tres meses de las elecciones todos los partidos se preparan para presentar sus candidatos al Congreso y el Senado. Pero Ayuda en Acción a buscado darle la vuelta a la campaña electoral presentado también sus candidatos, pero a la pobreza. Con datos demoledores sobre la situación de los menores en España, la ONG busca con su nueva campaña "remover la conciencia" y "posicionar la pobreza infantil de cara a las elecciones generales para que los partidos políticos tengan un compromiso contra ella".

Ayuda en Acción quiere que en la campaña electoral que ya ha comenzado todos los partidos políticos hablen de que uno de cada tres niños vive bajo el umbral de la pobreza en España y uno de cada diez (más de 840.000 niños y niñas) son ya pobres crónicos. Debido a esta cruda realidad y a sus consecuencias en el futuro se presentan cuatro niños como candidatos a la pobreza, según el lema de la campaña, "las primeras elecciones en las que nadie debería salir elegido".



Peticiones concretas
El objetivo de la campaña de Ayuda en Acción es dar visibilidad a la grave situación de pobreza infantil que vive España durante la campaña de las generales pero también exigir al nuevo Parlamento, mediante una recogida de firmas, que tome medidas contra ella. En concreto la ONG exige a los nuevos diputados y senadores "que elaboren políticas que eviten la desigual inversión en infancia dependiendo de cada comunidad autónoma; que, sea cual sea la situación económica, aseguren y blinden los recursos suficientes para garantizar que todos los niños y niñas en España accedan a las mismas oportunidades; y que impulsen el Pacto de Estado por la Infancia" que llevan mucho tiempo solicitando diversas organizaciones, señaló Alberto Casado, coordinador de campañas de la ONG en su presentación.

Apoyadas por datos demoledores
Ayuda en Acción basa sus reivindicaciones en contudentes datos del INE o Eurostat como que los ingresos medios anuales en los hogares españoles se han reducido un 2,4%, mientras que la población en riesgo de pobreza aumentó del 20,4% al 22,2% y la tasa de riesgo de pobreza en menores de 16 años creció 3,4 puntos en un año, pasando del 26,7 al 30,1%. La ONG no duda en echar la culpa de este empeoramiento de la sociedad a "las medidas anticrisis de las administraciones, basadas en recortes sociales que han terminado desfavoreciendo en mayor medida a los más vulnerables y agrandando la brecha de la desigualdad".