Con la Torre Eiffel como escenario, Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro, consigue ganar por quinta vez el trofeo al mejor jugador del año, empatando con Lionel Messi. La prestigiosa revista France Football entrega este premio por segunda vez de forma independiente tras su divorcio con la FIFA.

David Ginola, exjugador francés, ha sido el encargado de presentar una gala, con invitados de lujo como Ronaldo Luís Nazário de Lima, ganador del premio en dos ocasiones. El mito del fútbol ha sido el encargado de entregar el premio a Cristiano. Dos leyendas del fútbol y del Real Madrid, juntos para convertir al portugués como el jugador más laureado de la historia (con permiso de Leo Messi).

Arropado por su familia y mitos del club madridista como Raúl Roberto Carlos o Fabio Cannavaro y por Florentino Pérez, en una puesta escena espectacular, Cristiano ha mostrado el título al público desde la planta primera de la emblemática torre parisina mientras la cámara se iba acercando a él.  El podio lo ha completado, Leo Messi y Neymar Junior.