Si alguien se podía atrever a sacar rédito político de los atentados que han asolado este martes Bruselas, ese sólo podía ser uno: Donald J. Trump. No es la primera vez que el precandidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos demuestra no tener escrúpulos y usa cualquier tipo de calificativos o defiende ideas indefendibles para asentar su propuesta política.

Los discursos del multimillonario metido en política suelen estar plagados de ataques xenófobos, racistas y vulneraciones a los Derechos Humanos. No ha dudado en pedir que se cierren las fronteras para dejar fuera a los refugiados, pues a todos los considera una amenaza. Y esta es la línea que ha seguido este martes con sus mensajes en las redes sociales.

Tirando de su extraño humor, si es que se puede llamar así, ha querido recordar que antes Bruselas era una ciudad segura y digna de visitar pero que ahora, todo ha cambiado. ¿Por qué? Con insinuaciones ha señalado a los musulmanes y extranjeros que viven en Bruselas.

"¿Recuerdan lo hermosa y segura que era Bruselas? ¡Ya no es así, es un mundo diferente! EEUU debe ser inteligente y mantener la vigilancia".

Si este mensaje podría tildarse de insensible en cualquier momento, después de los atentados de este martes en el aeropuerto de Bruselas y en la parada de metro de Maelbeek, este tipo de tuits retratan a su autor, un político que utiliza los momentos de dolor para demostrar que él tenía razón: "Mirar este vídeo desde principios de este año. Ahora y otra vez más he tenido razón sobre el terrorismo. ¡Es la hora de ponerse duro!"

Pero Trump ni ha pestañeado y pese a las críticas recibidas ha mantenido sus palabras. Para blindarse y defenderse ha escrito otro mensaje que define su campaña para ganar la carrera como candidato a la Casa Blanca:“¡Que Estados Unidos sea grande otra vez!”.