El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, junto al portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso. Foto: PP



El polémico alcalde de Vitoria, Javier Maroto, sigue su batalla racista contra los marroquíes y los argelinos por recibir ayudas sociales acusándolos de fraude a pesar de que el fiscal Calparsoro está tramitando la denuncia de SOS Racismo. Ahora abandera una iniciativa de siete medidas para reformar el sistema de ayudas sociales que fue tumbada ayer en el Parlamente vasco. La derrota fue aplastante: 63 votos en contra y sólo 10 a favor.

Silencio en señal de protesta
Todos los partidos de la oposición, PNV, PSE, y EH Bildu, a excepción de UPyD, rechazaron tomar la palabra en la sesión, que tenía como objeto de debate la reforma de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) planteado por el polémico Maroto. Solo un grupo de la oposición, UPyD, participó en el debate.

Expulsión de un parlamentario de Bildu
La presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejeira expulsó a un parlamentario de EH Bildu del hemiciclo por llamar reiteradamente “sinvergüenza” a Maroto y no retractarse de ello.

Los "abusos" de Maroto
Maroto abrió su turno de palabra en el hemiciclo reivindicando la solidaridad de los vascos: "Quiero explicar cómo somos los vascos, somos solidarios porque es una seña de identidad". Sin embargo, él le pone punto final a esa solidaridad pretendiendo endurecer el acceso a las ayudas sociales. Todo ello después de meses alimentando  un discurso que ha dirigido deliberadamente hacia los marroquíes y argelinos como dos colectivos que, según dice, abusan de las ayudas sociales y "no quieren trabajar". Eso sí, en el parlamento Maroto indicó que sólo pretende defender las ayudas de los "abusos" sean de quien sean, "incluido el que tiene ocho apellidos vascos".

Plante de la oposición
PNV, EH Bildu y PSE plantaron al PP y se negaron a participar en el debate. Minutos después, ofrecieron una rueda de prensa conjunta en la que criticaron duramente al dirigente popular. "Ha llegado el momento de decir basta y plantarnos ante esta campaña injusta, insolidaria e irresponsable. Por esta razón nos hemos inhibido en este debate trucado, falso, insolidario y xenófobo, que solo pretende confundir a la ciudadanía", manifestaron en un comunicado conjunto.