Es evidente que el particular "show" montado esta semana por Esperanza Aguirre para hacer pública su indignación por la peatonalización transitoria puesta en marcha por el Ayuntamiento de la capital, ha tenido el efecto contrario. El ejemplo se dio en redes sociales, con las mofas a la otrora 'lideresa' quien, a pesar de la amenaza con acudir a los tribunales incluida, no pudo hacer una demostración de la fuerza de la que en otros tiempos parecía disponer y, por el contrario, dio muestras de cierta soledad en su reivindicación.

Sin saber si es por esto o porque en realidad era la intención inicial, este jueves festivo, la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, pasó al 'ataque' e indicó que ve "posible" peatonalizar la Gran Vía, si bien reconoció que esta decisión final "depende mucho del resultado" de los primeros cortes al tráfico efectuados estas navidades. No obstante, también dejó claro que extender esa peatonalización es un fenómeno "casi imparable".

"Ayuntamiento responsable"

En este sentido, Carmena aseguró en una entrevista en Onda Cero que como "Ayuntamiento responsable" evaluarán la medida, al tiempo que valoró los cortes al tráfico privado en la citada calle, así como en Mayor y Atocha.

Precisamente, tal vez atendiendo a esa soledad de la portavoz de la oposición en el Consistorio, Esperanza Aguirre, la regidora capitalina indicó que cuentan con más "datos de apoyo que de crítica".

Lo curioso de las afirmaciones de Manuela Carmena y que, a su vez, suponen otra bomba a la línea de flotación de las quejas de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, es que la alcaldesa recordó que en "ciertos aspectos" lo realizado estos días y previsto para la Navidad no es más que la continuación del trabajo hecho por el anterior Consistorio, bajo el mando de Ana Botella y que, según dijo, también provocó críticas aunque luego fueron medidas muy "aplaudidas".

Carmena no entra

Cabe recordar que Aguirre nada más ponerse en marcha la pseudo peatonalización en esta céntrica vía se presentó en ella con los medios de comunicación.

Sin embargo, su intento se quedó sólo en eso al ver la respuesta que obtuvo en las redes sociales e, incluso, in situ, donde un vecino de Badajoz le espetó que había ido en otros años a Madrid en estas fechas y que ésta era la primera vez que podía pasear por la zona.

Sobre las críticas vertidas por la 'lideresa' Carmena no ha querido responder, ni siquiera a las acusaciones de que la intención de la alcaldesa era "destrozar" la Navidad a los madrileños.