Desde que se conocieran en febrero del 2009 la primeras informaciones sobre el Caso Gürtel, la financiación irregular del PP Nacional, del PP de Madrid y del PP de Valencia ha sido motivo de investigación. Durante las diferentes fases de instrucción ha quedado acreditado que en el caso de Génova 13 ha coexistido, al menos durante 20 años una Caja B. En mayo del 2018 una sentencia de la Audiencia Nacional ratificaba la investigación. En el caso del PPCV otra sentencia, también de la Audiencia Nacional confirmaba que durante las elecciones  autonómicas y municipales del 2007 y generales del 2008 hubo financiación irregular  a través de donaciones realizadas por 9 empresarios.

En el caso del PP de Madrid los primeros informes de la UDEF y los documentos hallados en el pendrive del contable del entramado de Francisco Correa señalaban que durante la etapa de la presidencias de Pio García Escudero y sobre todo de Esperanza Aguirre los genoveses madrileños recibieron cientos de miles de euros de empresarios con nombre y apellido a través de FUNDESCAM una Fundación que utilizaba esas donaciones interesadas para pagar actos electorales, sorteando la ley electoral y la ley de financiación de los Partidos Políticos. Como suele ser demasiado habitual en este tipo de delitos con el paso del tiempo habrían prescrito y los jueces instructores no siguieron investigado.

Ha habido que esperar a la aparición de los Casos Púnica Lezo para que la financiación irregular del PP madrileño, con Fundescam a la cabeza, vuelva a ser objeto de investigación sin que en esta ocasión los presuntos delitos hayan prescrito. El juez García Castellón, instructor de ambos casos, ha optado por agrupar en una sola PS del Caso Púnica las dos investigaciones abiertas que sobre esta financiación están llevando a cabo la UCO, la AEAT y la Fiscalía Anticorrupción.

Operación Kitchen

Y en estas estábamos cuando de un día para otro, como si fuera un hecho fortuito, aparecen en escena nuevos personajes, entre otros, Sergio Javier Ríos Esgueva, el conductor espía de Bárcenas y actualmente policía nacional y el ex Comisario Villarejo que lleva mas de 1 año en prisión y con decenas de grabaciones a la espalda. Junto a estos nuevos “extras” también se “filtran” simultáneamente varios documentos supuestamente “robados” al ex Tesorero Nacional Luis Bárcenas que refuerzan aún mas los indicios de que el PP tenía repartido a lo ancho y largo del país numerosas replicas de su Caja B Nacional y entre las más destacada, la de Madrid. 

Tras publicarse una parte de esos nuevos documentos, el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5, José de la Mata que instruye la reapertura de la Caja B del PP en lo que se refiere al posible delito de cohecho, ha solicitado que le fueran remitidos a su juzgado las copias de esos documentos . Es decir, ya son dos los jueces de la Audiencia Nacional, el otro es el juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción nº 6  Diego de Egea, los que están investigando la PS Operación Kitchen en la que figuran esos y otros personajes y numerosa documentación sobre la financiación irregular del PP.

Caja B PP Madrid

Para situarnos recordar que Esperanza Aguirre tuvo que dimitir en sucesivas oleadas de todos sus cargos electos (Diputada Asamblea, Presidenta de la CM y Concejal Ayuntamiento de Madrid ) y de los orgánicos (Presidenta del PP de Madrid), según ella, por razones personales y sobre todo por no haber vigilado suficientemente a los colaboradores ranas que le habían salido en su entorno y que habían acabado en prisión (Francisco Granados e Ignacio González). 

Además su Gerente Beltrán Gutiérrez está doblemente investigado en Púnica y Lezo por sus vinculaciones con la Caja B a través de su condición de responsable de Fundescam y sus fuertes relaciones con Luis Bárcenas. De hecho, varios de los documentos en los que se le vincula con la financiación irregular del PP de Madrid y que ahora se han ido conocido tienen su sustento en esas relaciones entre el gerente nacional y posteriormente Tesorero y el propio Beltrán.

Es el caso de las facturas de Easy Concept remitidas a Luis Bárcenas por parte de su Consejero Delegado Pablo Crespo, segundo de Francisco Correa por actos relacionados con las elecciones del 26 de octubre del 2003 en las que obtuvo la mayoría absoluta Esperanza Aguirre y que son otro nuevo indicio de que en realidad durante esa campaña electoral se celebraron numerosos actos “pagados” de forma irregular a través de Fundescam y las donaciones empresariales que recibía.  De hecho el Presupuesto “oficial” frente al “real” que se preparó para esas elecciones y que figura entre los documentos filtrados arrojaría una diferencia de 400 mil euros gastados de forma irregular y no fiscalizados por el Tribunal de Cuentas.                    

En esa misma dirección apuntan algunas de las anotaciones que aparecen con ingresos de 100 mil € en un solo día y en 4 entregas en efectivo de donantes “anónimos” en el que algunos conocedores de la investigación les identifican con un tal Norni, estrecho colaborador de Rodrigo Rato, por entonces todopoderoso dirigente del PP Nacional y referente del PP de Madrid. Estas contabilidad paralela confirmaría las sospechas de que el PP había recibido una sobrefinanciación fuera de los cauces legales para afrontar los sucesivos procesos electorales celebrados en la Comunidad de Madrid entre los años 2003-2011 con el que se habrían pagado numerosos actos públicos a cambio de adjudicaciones de contratos de la CM y de un buen número de ayuntamientos.

Y es que en definitiva lo que apuntan estas facturas y estos presupuestos falseados que se están ahora conociendo dentro de la “Operación Kitchen, son piezas de un mismo puzle judicial que afecta a varios sumarios (Gürtel, Púnica, Lezo, Taula, Palma Arena, etc.). 

El resultado final de este puzle no aventura nada bueno para el PP. Y es que como se ha podido comprobar hace apenas 4 meses si con solo con una sentencia de una de las 13 PS del Caso Gürtel, se ha hecho caer al Gobierno de Rajoy,  están aún por evaluar las consecuencias que tendrán para Pablo Casado las sucesivas sentencias restantes que de este caso y de otros similares  se están acumulando y que apuntan a una generalización de Cajas B en el Partido Popular y en sus organizaciones territoriales