Torres Queiroga, que presentó su condena como “injusta” y “teológicamente infundada y desviada”, está encontrando apoyos en movimientos aperturistas en el seno de la Iglesia católica. Uno de los apoyos ha sido mostrado desde Redes Cristianas, una plataforma que reúne a 147 grupos y asociaciones de católicos de base.


“Fidelidad al Vaticano II”

En un comunicado, Redes Cristianas muestra su solidaridad con el teólogo condenado, en quien ven un “cuidado exquisito y constructivo por encarnar el mensaje de Jesús” en el contexto cultural y científico del presente. El movimiento de base le muestra su estima por su “fidelidad a la doctrina y espíritu del Vaticano II” y su capacidad de aproximar de forma “comprensible y amena” contenidos de la fe “más sensibles y difíciles de asimilar por una mentalidad ilustrada y secularizada como la de hoy” como “la revelación, la resurrección de Jesús” o “el problema del mal”.


Otra muestra de “negación de la pluralidad” en la Iglesia

Denuncian asimismo que “la actitud de la Comisión para la Doctrina de la Fe y de la Conferencia Episcopal Española” con esta condena es otra “muestra de negación de la pluralidad dentro de la Iglesia, condenando cuanto ignora (…)”. “Nos gustaría que nuestros obispos abandonaran definitivamente esa actitud de apropiación de cuanto ocurre en el cuerpo de una Iglesia cada día más plural, compleja y diversa”, apuntan.



Jerarquía vigilante de “normas anacrónicas”


Instan asimismo a la jerarquía episcopal a mostrarse más cercana “al espíritu y actitud de Jesús” sin guardar “interesadamente silencio ante la crisis actual” o sin mostrarse “como propietarios de una fortaleza ni como vigilantes de unas normas y doctrinas anacrónicas y desfasadas”. “En definitiva, más abiertos y dialogantes con los nuevos signos de los tiempos”, concluyen, no sin antes reflexionar sobre “el daño que hacen, con estas injustas condenas, a la inmensa mayoría de la Iglesia”.