Se veía venir. Era cuestión de días para que la olla ultraconservadora del Partido Popular estallara en cualquier momento tras la decisión de Mariano Rajoy de retirar la contrarreforma del aborto, que motivó la ineludible dimisión del ultraconservador ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Pero lo que no se esperaba, o sí, es que el descontento, que la rebelión de los provida comenzara, precisamente, por el territorio de la que es aparentemente responsable territorial del organigrama político del PP, esto es, Castilla-La Mancha, donde la secretaria general, María Dolores Cospedal, no sólo es presidenta de los conservadores manchegos, también es jefa del Ejecutivo regional, por lo que el abandono de dos concejales del Ayuntamiento ciudadrealeño de La Solana a cuenta del cambio de rumbo de Rajoy en el tema del aborto adquiere más relevancia, si cabe, y demuestra que la “número dos” de Génova tiene cada día menos control del partido y es cada día menos respetada como lideresa, sobre todo entre los suyos en La Solana, a cuyo ayuntamiento hizo una transferencia bancaria de 0,01 euros (ver transferencia) cuando en esos momentos el alcalde le exigía el pago de la deuda.

Dimisión vía carta y con decepción
Así las cosas, ELPLURAL.COM ha tenido acceso a la carta que los dos concejales  dimisionarios han suscrito mostrando su decepción y considerando incompatible “con nuestros principios, que en su día creímos coincidentes con los del Partido Popular”,  el mantenimiento de la actual ley “impulsada en su día por el Ministerio que encabezaba Bibiana Aído bajo el Gobierno de Rodríguez Zapatero, que considera el acabar con la vida de seres humanos concebidos un derecho de la mujer en cualquier circunstancia”, señalan en su misiva Serafín Alcázar e Inmaculada Torrijos (ver carta), destacados ediles del PP de La Solna, un municipio cercano a los 20.000 habitantes.

Secretario general del PP solanero
De esta forma, Serafín  e Inmaculada se convierten en los dos primeros cargos públicos y electos del PP que presentan su dimisión por la retirada de la contrarreforma del aborto, lo que adquiere cierta relevancia porque no son unos concejales más. No. Serafín Alcázar era hasta hoy el secretario general del Partido Popular en la localidad e Inmaculada Torrijos una destacada componente del partido. El primero licenciado en Agrónomos y la segunda en Filología Hispánica. Ambos subrayan que su dimisión es completamente ajena a otras cuestiones que no sean las recogidas en su carta de renuncia, donde no mencionan a Cospedal, no así al resto de sus compañeros a los que manifiestan “nuestro agradecimiento por haber hecho posible una adecuada colaboración durante estos más de tres años, así como al resto de la Corporación por su trabajo impecable”. Corporación que cuenta entre sus miembros con el concejal socialista Nemesio de Lara, presidente de la Diputación de Ciudad Real.

No serán las primeras renuncias
Esto no ha hecho nada más que empezar. La Solana es el primer pueblo que se levanta contra Cospedal y Rajoy, pero serán otros muchos los que sigan la senda de estos dos concejales, cuya sustitución la tiene muy difícil el PP. Tanto es así que, según fuentes “populares” solaneras consultadas por esta redacción, los siguientes en la lista de la candidatura del PP podrían renunciar también. Según estas fuentes, al menos Mari Carmen Márquez no aceptará el acta de concejala, como lo prueban sus escritos contra la interrupción del embarazo publicados en la página web del partido en La Solana.

“Prácticas inhumanas y aberrantes”
En este sentido, la que tendría que recoger el testigo de los dimisionarios, M.C. Márquez, que es como firma sus escritos, tiene claro que la ley Zapatero es una “gran mentira cuando dicen defender la libertad de las mujeres; yo soy mujer y no quiero la libertad a este precio”, añade, “ninguna mujer que aborta es libre, siempre hay detrás un padre, un novio o un marido al que quieren complacer”, para finalizar comentando en su texto que, “si al menos fueran gatitos (fetos), las asociaciones que defienden a los animales hubieran puesto el grito en el cielo con razón, pero como solo son niños no solo no protestan sino que nos llaman de todo por defender la vida”. Pensamiento en la línea expresada por el dimisionario Serafín Alcázar, asiduo colaborador de La Tribuna de Ciudad Real donde ha expresado en numerosas ocasiones su rechazo visceral a la interrupción del embarazo (ver colaboración)”.