Aguirre está inscrita con el número 100446 en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Icam) desde el 31 de octubre pasado, según ha podido saber Expansión.

El mismo día que entró en vigor la ley

La presidenta madrileña dio el paso el mismo día que entró en vigor la Ley 34/2006 de acceso a las profesiones de abogado y procurador de los tribunales, que equipara a España con el resto de los países de la Unión Europea en cuanto a las condiciones para acceder a la abogacía.

Para librarse de un máster, prácticas y un examen
Esta ley, aprobada en la etapa del socialista Juan Fernando López Aguilar al frente del ministerio de Justicia, exige para poder colegiarse y ejercer un máster, unas prácticas y un examen final compuesto por dos pruebas, una teórica de 50 preguntas tipo test y otra práctica. Esto es lo que se ha evitado la presidenta madrileña.

Nunca ha ejercido
Aguirre no ha ejercido la abogacía, a pesar de haberse licenciado en Derecho en 1974 por la Universidad Complutense de Madrid. Dos años después accedió al Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo por oposición y a continuación ocupó algunos cargos administrativos hasta que se inició en la política.

Otros políticos se han pasado a la abogacía
Es posible que Aguirre al menos no quiera cerrarse a un posible futuro en la abogacía, como ya han hecho otros políticos que han optado por convertirse en asesores, como es el caso de Miquel Roca, Jordi Sevilla, Josep López de Lerma, Cristina Almeida, Joaquín Triadú, Juan Costa o más recientemente Ángel Acebes y José María Michavila.