"¿Si se iba, por qué no se acaba de ir?" le han preguntado a Esperanza Aguirre en un chat por internet al que se ha prestado en la redacción de 'El Mundo'. Se 'conmemora' el primer aniversario en el que, con enorme revuelo de medios, la que entonces era presidenta de la Comunidad de Madrid.

"El mejor resultado, yo"
¿Por qué se fue? es una de las preguntas que le hicieron. Y a la que Aguirre ha respondido recordando que, por un lado, "tres meses antes de la elección me diagnosticaron un cáncer", y sdegundo "porque no creo que los cargos políticos tengan que ser vitalicios, como parecen creer la mayoría de los políticos actuales". No era el primer pellizco de monja, ni la primera bofetada que soltaba en el encuentro.



De hecho, comenzó respirando por una vieja herida suya, la de no haber sido la candidata a la alcaldía de Madrid, sino a la presidencia de la Comunidad, un plato que le apetecía menos. Y a la hora de explicar por qué sucedió aquello soltó el primer puñetazo: "El problema es que las encuestas de 2002 no decían eso (que Gallardón fuera el mejor candidato posible), aunque eso le hicieron creer a José María Aznar. La encuesta, hecha por José Ignacio Wert, enfrentaba a Trinidad Jiménez con Mercedes de la Merced, Rodrigo Rato, Alberto Ruiz Gallardón, José María Álvarez del Manzano y conmigo, y la que tenía mejor resultado, según la encuesta, era yo. Tengo la encuesta y además se publicó en la biografía de Virginia Drake. Habría que ver quién confundió a José María Aznar. Yo lo tengo muy claro".

Y aún remató sobre qué haría si Rajoy le ofreciera ser alcaldesa: "... pregúntele usted a él. Yo no tengo ni idea".

Sus ministros favoritos: Arias Cañete, Soria, Guindos...
Aunque se veía que había preguntas sobre Rajoy y su relación con él, al final no fueron 'seleccionadas' y Aguirre no tuvo que contestarlas. Del Presidente sólo ha hablado, por tanto, de manera indirecta. Por ejemplo para hablar del incumplimiento del programa, lo que ha aprovechado para zumbar a uno de sus 'favoritos' en el Gobierno. "¿Por qué el PP no ha cumplido con el programa electoral y nos ha saqueado con impuestos?", le preguntaron: "Es una magnífica pregunta que debe usted hacer al señor Montoro...", ha respondido.

Aguirre, que ha aprovechado para colocar algunos de sus pensamientos del momento, como las primarias ("Yo lo que quiero es que acepte que cada militante tenga un voto, me da igual el nombre, con el objetivo de que los políticos y todos los cargos electos se preocupen menos de las cúpulas de los partidos y más de lo que piensan los ciudadanos"), o de sus clásicos, los sindicatos son 'lo peor' (Ya sabemos quién tiene la culpa de que los niños madrileños no puedan aprender bien inglés: los sindicatos) también se ha atrevido a señalar 'sus favoritos' en el Gobierno: " Los mejores del gobierno: Espero no hundir a los que mencione, pero Miguel Arias Cañete, José Manuel Soria, Luis de Guindos, Fátima Báñez, Ana Pastor, José Ignacio Wert o Alberto Ruiz Gallardón me parecen muy buenos". Y no se ha descartado en absoluto, aunque tampoco se ha ofrecido, para volver a ser ministra. "¿Si le llamara Rajoy para ocupar un ministerio qué haría?", le han preguntado. "Yo no hago futuribles", ha dicho.

"El inglés de Botella lo entienden los ingleses"
Sobre los temas de actualidad ha sido muy comedida. Mucho más teniendo en cuenta sus 'antecedentes'. Por ejemplo, sobre Ana Botella, ha dicho que habla "un inglés que todos los ingleses entienden". Y sobre la no concesión de los Juegos, que agua pasada... "No hay que mirar hacia atrás. En una competición solo gana uno".

En cuanto a Cataluña ha dicho que la crisis debería "servirnos, como todas las crisis, para poner remedio a muchos errores cometidos en estos 35 años por parte de todos. Por resumirlo mucho: hay que analizar porqué Cataluña, en la que el 91% votó sí a la Constitución que declara la indisoluble unidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles, y solo un 4% votó que no (posición propugnada por ERC), ha pasado ahora a querer no ya más competencias sino abiertamente la secesión".

Sorprendentes aplausos a Rajoy por reconocer que se confundió con Bárcenas
Por último, sobre el asunto Bárcenas ha dicho que no sabe si ella habría cortado muchas cabezas de haber ocupado el puesto de Rajoy, pero ha dejado un capón en el aire: "es difícil opinar sin tener toda la información, pero sí creo que, desde 2009 que empezó todo esto, y a pesar de que el señor Bárcenas fue desimputado en un momento dado, se debía haber actuado con más contundencia". Eso sí, sobre su relación con el extesorero, lo ha dejado claro, no le conoce de nada: "A Bárcenas le vi dos veces cuando empezó a asistir a la Junta Directiva Nacional. No he tenido nunca una conversación con él".

Sobre este asunto, por cierto, antes del chat, en una entrevista en Tele 5, Aguirre había dejado una perla al calificar de "sorprendente" "los grandes aplausos" con los que recibieron los diputados del PP la confesión de Rajoy de que se equivocó al confiar en Luis Bárcenas.

Sus periodistas de cabecera..., su clac
Antes de concluir el chat, también Aguirre ha dejado una confesión, los nombres de sus periodistas de cabecera, los que lee a diario: "Santiago González, Isabel San Sebastián, Hermann Tertsch, Félix de Azúa, Jon Juaristi, Ignacio Camacho, Federico Jiménez Losantos y, por supuesto, las homilías de Pedro J.". No busquen entre ellos a nadie de la izquierda. Ni del centro izquierda, claro. Eso sí, todos parte de su clac.

Ah, sobre la pregunta aquella, la de "¿si se iba, por qué no se acaba de ir?", lo que respondió la lideresa fue Aguirre en estado puro: "yo me he ido de la primera fila y ya dije entonces que seguiría en política mientras Dios me de salud".  Pues eso, que de irse, nada.