Ya se conoce en qué gastó Rodrigo Rato, el 'privatizador' de Bankia, los casi 55.000 euros que 'quemó' con su tarjeta 'black'. Y el detalle de las facturas no hace sino aumentar la sensación de que debió pensar que nunca se sabría de su existencia. Sólo así puede explicarse que no dudara en gastar 3.547 euros... en bebidas alcohólicas. O más de 2.000 euros en días consecutivos en "bares, pubs, clubs y salas de fiestas"...



Cerca de 20.000 euros sacados en billetes de los cajeros
El que fue el presidente primero de Caja Madrid, y después de Bankia.., pero también vicepresidente del Gobierno Aznar, le dio 'aire' a su tarjeta 'invisible' en todo tipo de establecimientos. Así, no tuvo inconveniente en pagar lo mismo billetes de avión o en una excursión de esquí (más de 2.000 euros), que en tiendas de lujo, como Bazar, donde en un sólo día gastó 2.500 euros, o en Loewe o incluso para comprar lámparas de diseño (1.300 euros).

Claro, que tampoco tuvo problemas Rato para sacar dinero en efectivo de los cajeros con la tarjeta 'invisible' de la empresa... cerca de 20.000 euros retiró de esta forma. Por cierto, los gastos, una vez que ya se conocía su 'fin' al frente de Bankia, no se fueron reduciendo, sino al contrario, aumentando.



La caridad bien entendida empieza por uno mismo
Bien es verdad que no es, como venimos contándoles, el único que echó mano sin cortarse a la tarjeta 'black' de Bankia entre los consejeros de la entidad. Hoy, La Sexta daba también detalle de los gastos que llevó a cabo otro de estos consejeros, Arturo Fernández, el presidente de los empresarios madrileños y dueño de la cadena Arturo. En su caso se rizó el rizo... el empresario no dudó en gastar más de 10.000 euros ¡en sus propios restaurantes!