¿Seguirá María Dolores Cospedal el mismo camino de sus compañeros de partido Jaume Matas, expresidente de Baleares, y de Francisco Camps, expresidente de Valencia, a quienes en su día Mariano Rajoy también avaló por ser “hombres excepcionales” y un “ejemplo de gestión a seguir”? El caso es que el presidente del Gobierno y del PP ha llamado a rebato para escenificar la gran mentira: El apoyo unánime y sin fisuras a la secretaria general, cuestionada por los barones y por los numerosos detractores que tiene en el partido, que critican en privado su desastrosa gestión en el llamado “caso Bárcenas”. Tanto es así, que el 60% de los asistentes situados en la primera fila de “esta pantomima no soporta a Cospedal; un 20% ni siquiera se habla con ella, y el resto está a lo que digan”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes de Génova.

¿Un ejemplo a seguir? ¿Dónde? ¿Para quién?
El caso es que Rajoy, en un alarde desaforado de compromiso personal, ha puesto de ejemplo a la secretaria general, calificándola como una “mujer excepcional” y “un ejemplo a seguir”, ha dicho el presidente del Gobierno, obviando que María Dolores Cospedal es, con toda seguridad, la política menos apreciada por los ciudadanos de España, a la que continuamente recriminan sus devastadoras políticas de austeridad, “que han convertido a Castilla-La Mancha en la región de España donde más ha crecido el paro; donde, proporcionalmente, se ha despedido a más empleados públicos o donde más se ha deteriorado la sanidad y la educación pública”, reconoce el portavoz del PSOE castellano-manchego, José Luis Martínez Guijarro.

No puede pasear por Madrid…
Si como dice Rajoy, Cospedal es un “ejemplo a seguir” y una “mujer que ennoblece la vocación de servicio público”, por qué, entonces, no puede pasear tranquilamente por Madrid o ir de compras (su deporte favorito) sin ser increpada por los ciudadanos, indignados por su forma de entender la política y por los privilegios de los que goza, como la mansión-búnker que posee en Toledo, valorada en 2,5 millones de euros y que la empresa de su esposo le ha regalado.

http://youtu.be/8tcurbcYb_U

…Ni participar en el Corpus toledano
Es posible que Mariano Rajoy no sepa que en la procesión del Corpus en Toledo los ciudadanos suelen aplaudir o silenciar (dependiendo de sus simpatías personales) la participación de los representantes políticos en el desfile, pero nunca antes en la historia de esta fiesta, declarada de Interés Turístico Internacional, se había abucheado y pitado al presidente del Gobierno regional. Cospedal recibió en junio de 2012 las protestas y el descontento de los ciudadanos en un hecho sin precedentes que ruborizó, incluso, a los más conservadores.

http://youtu.be/hXjxbmUA_MA

“Ejemplo de las grandes mentiras”
Y es que Cospedal se ha ganado a pulso ser el centro de las protestas e indignación de los ciudadanos, que no olvidan, según recuerdan en el PSOE, sus “continuas mentiras sobre el cementerio nuclear, el trasvase Tajo-Segura, las pensiones, los dependientes…”, o cuando aseguró que nunca se “traspasaría la línea roja de la sanidad y la educación”.

http://youtu.be/EEnopAoFmZU

Adalid de la austeridad (para otros, no para ella)
No solo eso, Rajoy le agradeció su esfuerzo austero “en un tiempo en el que son necesarias conductas y actuaciones eficaces y ejemplares”. En este sentido, el responsable socialista asegura que la secretaria general del PP tampoco se ha caracterizado precisamente por ser un ejemplo de austeridad, “ya que cada vez que se lo ha permitido la ley ha cobrado cuatro sueldos y, además, ha sido desleal con otras administraciones, al no pagar a los ayuntamientos de nuestra región abocándoles a la ruina” ().

El coste de la fidelidad
Finalmente, Martínez Guijarro lamenta que  la expresión de Rajoy en la que ha señalado que Cospedal “nunca le ha dicho que no”, algo que en su opinión ha sido bastante perjudicial para nuestra región, suponga “tener un cementerio nuclear en Castilla-La Mancha o por eso cuando se producen nuevos trasvases desde el Tajo al Segura, el Gobierno de Cospedal no hace declaraciones ni lleva a los tribunales esas decisiones injustas”. El socialista lo tiene claro, los presidentes de las comunidades autónomas están para defender los intereses de su tierra y de sus ciudadanos “y no para decir siempre que si a todo lo que plantea su jefe de filas, aunque sea el presidente del Gobierno”, sentencia.