"Fuera de Cataluña no se entiende lo que está pasando en nuestras calles: aquí no se habla de crisis, ni de aborto, ni de corrupción..., aquí han logrado que sólo se hable de la consulta". Un cargo de gran influencia en el PSC explicaba así, y en un tono casi desesperado, lo que viven los socialistas catalanes en estos momentos, frustrados por las dificultades para hacer llegar a la población su mensaje "de sensatez" entre "el acelerón que pretenden dar a todo los nacionalistas", y el "parón en el que vive el Gobierno".

Los socialistas temen que fuera de Cataluña no se entienda la gravedad del proceso
La frustración de la dirección del PSC es así, doble. Por un lado con esa "incapacidad del resto de los españoles para ver que 'esto' no va a pasar, que la reclamación de la gente ya no se contentaría ni con una oferta similar a la del concierto vasco, y que ya estamos en el dead line, que empieza a ser 'ahora o nunca'". Pero por otro también con su dificultad para abrir espacio a su propuesta entre las dos vías extremas de Mas y Rajoy.





Y es para intentar dar salida a esa situación para lo que la mañana de este martes se han reunido las cúpulas de PSC y PSOE. "Lo que queremos es establecer estrategias acordes, crear un Comité de Coordinación política entre los dos partidos, que canalice nuestros esfuerzos para sacar adelante lo que se ha venido en llamar la tercera vía", decía minutos antes de la reunión a ELPLURAL.COM un alto cargo de Ferraz, presente en la minicumbre socialista.


Una comisión en el Congreso que estudie la "renovación del modelo territorial"
Lo que después, en rueda de prensa, concretaban Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro anunciando que van a lanzar una campaña en favor de la Constitución para posibilitar una reforma federal que mejore la relación Cataluña-España. En ese sentido han presentado un documento con nueve puntos, en el que se establece que en el Congreso de los diputados se cree una subcomisión para estudiar esa "renovación del modelo territorial".


Los socialistas son conscientes de la dificultad de sacar adelante esta tercera vía, porque, como decía a este periódico la fuente de Ferraz consultada, "en estos momentos, tanto Mas, como Rajoy están cómodos en la situación de enfrentamiento, porque contentan a sus 'clientelas' más extremas, pero según se acerque el 9 de noviembre cada vez van a tenerlo más difícil".


"No hay ningún mosqueo de los barones"
Los propios socialistas tienen que manejar con cuidado la tensión territorial que, también en su partido, produce el problema catalán. 'Los barones y las baronesas' territoriales socialistas miran con cierto recelo para asegurarse que Cataluña no reciba un trato que pueda romper la igualdad entre los ciudadanos de diversas autonomías. "No hay ningún mosqueo de nadie -niegan este hecho en Ferraz a ELPLURAL.COM-; todos estamos de acuerdo en caminar de manera conjunta para que este problema no se nos vaya de las manos..., se entiende que Cataluña puede tener un trato singular y que al tiempo se garantice la igualdad entre todos los ciudadanos".


Mientras, los socialistas, tanto del PSC como del PSOE, subrayan la soledad en la que se encuentran en esa búsqueda de diálogo. Y, más allá del PP, que dicen ser conscientes de que no va a moverse, al menos de momento, "de una barricada en la que se encuentra a gusto", con quien muestran su malestar es con Izquierda Unida, y su aliada catalana, Iniciativa per Catalunya. "¿Nos gustaría saber qué va a decir Cayo Lara cuando se pretenda sacar adelante una consulta ilegal?", dicen a ELPLURAL.COM.


El sesgo de los medios de comunicación
Problema añadido para la alternativa socialista de esa 'tercera vía', tanto en Madrid como en Cataluña, es el paisaje de los medios de comunicación.  Aunque el cambio en la dirección de 'La Vanguardia' del que les informamos en este periódico, ha significado una recolocación menos 'pro Mas' del tradicional diario catalán, lo cierto es que otros medios como 'El Periódico' o incluso como la SER en sus desconexiones territoriales, y desde luego los que dependen de financiación de la Generalitat, son un muro al que resulta imposible acceder para otros mensajes diferentes al pronacionalista.