El cantante Joaquín Sabina durante el concierto que ofrece, esta noche, en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. EFE El cantante Joaquín Sabina durante el concierto que ofrececió en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. EFE



Hacienda exige a Joaquín Sabina el pago de, al menos, cuatro millones de euros y ya ha iniciado medidas cautelares contra el artista como el embargo del 87,45% del capital social de Ultramarinos Finos la empresa que administran al 50% Joaquín Sabina y su mujer, Jimena Coronado; asimismo, la prohibición de vender o cambiar de titularidad en un plazo de seis meses prorrogables parte de su casa de Madrid, de una casa en Rota (Cádiz) y de una plaza de garaje en la capital.

El manager de Sabina, José Navarro, ha explicado en declaraciones a El Mundo que el artista "paga escrupulosamente" sus impuestos. No ha habido fraude lo que sucede es que facturan sus servicios a través de una empresa, "como hace el 80% de la profesión", ya que fiscalmente es más ventajoso para ellos: "Si facturaran como personas físicas, en cuanto llegaran a un determinado volumen de dinero, pagarían más de la mitad de lo que ganan en impuestos. En Barcelona puedes llegar a tributar hasta un 56%, en Madrid al 52%. Como sociedad, no tributas a más del 30%". Navarro ha añadido que eso es "legal" porque "la Ley ampara que tomes la opción fiscal que más te beneficie, además, estos profesionales muchas veces tienen una estructura empresarial propia", que incluye a un ayudante o personas a las que tienen que contratar", por lo que es "lógico que lo hagan a través de una sociedad".

Hacienda lo ha dado por bueno hasta la llegada de Montoro a Hacienda, cuya visión es que las sociedades se crean para evadir impuestos. "Van buscando dinero inmediato, pero es muy injusto. Yo como sociedad tributo al 30%, pero cuando me pago mi sueldo y llevo el dinero a mi cuenta pago otro 21% más, con lo que ya tienen el 51% que quieren. Además, todo lo que genera una sociedad no puede ser imputable al sueldo del director", defiende Navarro.

Montoro ha puesto en la diana a profesionales del cine, artistas y periodistas. Antonio Resines, vicepresidente de la Academia de Cine, denunció hace pocas semanas un "ajuste de cuentas" de Hacienda contra los actores. Lo hizo a raíz de que el también actor Luis Tosar reconociera durante una entrevista en Cuatro que estaba siendo investigado por Hacienda.

El ministro de Hacienda ha hecho declaraciones que no han sentado nada bien en el mundo del cine, y que fueron dichas tras las críticas de cineastas y actores a los recortes del Gobierno. "No nos ha hecho falta un Depardieu, porque algunos de nuestros famosos actores no pagan impuestos en España. El día que paguen, las bases imponibles serán más amplias", afirmó Montoro en el Senado).

El ministro también cargó contra los periodistas: "A veces, los creadores de opinión tienen una proyección social, pero también tienen problemas con la Hacienda Pública" . Tampoco los partidos de la oposición se salvaron de sus insinuaciones: "Hay que advertir a la sociedad de que hay grupos políticos que tienen dificultades para pagar sus impuestos. Estoy diciéndole a la sociedad que hay grupos políticos que no pagan fielmente sus impuestos, que deberían pagarlos".