El diputado Pedro Gómez de la Serna, excluido del grupo popular por sus negocios como asesor de empresas españolas en el extranjero, ha presentado hoy su baja en el PP, según han informado desde el partido.

La baja de Gómez de la Serna se producido el mismo día que se han constituido las nuevas Cortes y después de que la Audiencia Nacional admitiera este miércoles una querella de la Fiscalía Anticorrupción contra él y contra el exembajador Gustavo de Arístegui por presuntos delitos de corrupción en transacciones económicas internacionales, cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal.

Mantiene el aforamiento
Pero la Audiencia Nacional no ha podido registrar ni la casa ni el despacho de De la Serna ya que continuaba siendo aforado al ser vocal suplente por el PP en la Comisión Permanente. Los miembros de esta comisión son los únicos que conservan su aforamiento tras la disolución de las Cortes y hasta que se conforman las primeras.

Pese a que el PP no podía obligarlo a dejar este puesto, y así perder su aforamiento, De la Serna ha esperado a renovar este derecho parlamentario, con su juramento como diputado en el nuevo Congreso, para dejar su partido.

A la espera del Supremo
Al continuar siendo aforado, un privilegio de todos los diputados, solo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo, al cual ya ha pedido permiso la Audiencia Nacional para poder continuar investigando las acusaciones. El TS, si decide avalar la decisión, deberá cursar una solicitud de suplicatorio al Congreso para que suspenda el aforamiento de De la Serna.

Se cierra su expediente
Con su salida del Partido Popular, también se cierra el expediente disciplinario que éste había abierto contra De la Serna tras la publicación durante la campaña electoral de una serie de informaciones sobre el cobro de comisiones. El ya diputado del grupo mixto, fue presionado por su partido para que renunciara a su puesto en la candidatura del PP por Segovia al Congreso, en la que era el número dos.

En la sesión constitutiva de la Cámara baja se ha tenido que sentar con el PP, ya que no estaban asignados los escaños ni conformados los grupos parlamentarios.

El caso de la alcaldesa de Jerez
La estrategia de blindarse ante los tribunales siendo miembro de la Comisión Permanente no es nueva en el Partido Popular. Si bien esta vez el PP no podía evitarlo, en el caso de la exalcaldesa de Jeréz, María José García-Pelayo, más bien lo buscó. Como recogió ELPLURAL.COM, los populares nombraron a García-Pelayo miembro suplente de la Diputación Permanente un día después de que el fiscal del Tribunal Supremo pidiese a éste que asumiese la causa contra la exalcaldesa por una presunta prevaricación continuada en las adjudicaciones a la trama Gürtel.