El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha pedido hoy el voto "útil" al PP para evitar "poner en riesgo lo conseguido" y ha alertado de alternativas "más o menos de moda", como la formación magenta (UPyD), los morados (Podemos) o "el naranjito", en alusión al líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

En un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum en el que ha tenido barra libre para demostrar su manejo del insulto, y a pocas horas del comienzo de la campaña electoral andaluza, Hernando ha defendido la estabilidad que ofrece el PP y ha advertido de que no es tiempo de aventuras ni aventureros, ni de populismos o "experimentos".

"El naranjito"
"Hace dos años era Rosa Díez la que estaba de moda, la formación magenta. Luego estuvo el de la coleta, el señor Iglesias, que son los morados, y después de lo que se han llevado de Venezuela no es que sean morados, es que se han puesto", ha dicho. A continuación, Hernando se ha referido a Ciudadanos: "Y ahora hay otro de moda, el naranjito".

"El voto útil"
El portavoz popular ha destacado que el PP es "fiable" y no necesita ir de plató en plató buscando candidatos, y ha asegurado que los populares son realmente el "voto útil" para acometer el gran cambio que necesita en Andalucía para acabar con la brecha social provocada por más de 30 años de gobiernos socialistas.

"Se empieza a ver el sol"
Hernando ha hecho un relato de las reformas del PP, que -ha dicho- han permitido sacar al país de una triple crisis, la económica, la territorial y la social. "En España ya se empieza a ver el sol", ha subrayado frente a los argumentos de quienes siguen dibujando un país en negro.

"Somos los de cumplimos"
"Nosotros no somos los de Podemos, somos los de hacemos, y además somos los de cumplimos", ha sentenciado Hernando, quien también ha puesto en valor el acuerdo alcanzado en esta legislatura con el PSOE en el pacto antiyihadista. Ha asegurado que al PP le hubiera gustado alcanzar más consensos con los socialistas, pero "el síndrome de la coleta" que parece tener el PSOE lo ha impedido.

Elecciones a finales de año
Cree además que las elecciones generales se convocarán cuando toca, a final de año, y aunque ha eludido adelantar resultados, está convencido de que el centro-derecha será la fuerza mayoritaria que dará estabilidad a la legislatura. Sobre la posibilidad de una gran coalición con el PSOE, el dirigente popular ha desconfiado de la política de pactos de los socialistas.

El PSOE pacta con los demás
"El PSOE siempre pacta con los demás, da igual que sean magentas, morados o naranjas, siempre pasa lo mismo", ha dicho recordando el acuerdo de los socialistas en Baleares que "han disuelto ya su partido y han formado una coalición con todos los demás".

"Un exministro de Zapatero"
En Madrid, ha continuado, el PSOE no ha encontrado a una persona adecuada entre sus militantes y ha tenido que "recurrir a un exministro de Zapatero", mientras que en Andalucía -ha señalado- lo que tendría que hacer Pedro Sánchez es "coger el mocho, la fregona y empezar a darle", refiriéndose a las repercusiones del caso de los ERE.

Amenaza de presupuestos
Hernando también ha amenazado con que el Gobierno pueda presentar los presupuestos para 2016 antes de disolver el Parlamento porque ello serviría para marcar una orientación política -o herencia recibida- y para que los ciudadanos sepan qué es lo que quiere hacer el PP después de las elecciones.

Manzanas trigo

Preguntado si el Gobierno se plantea rebajar el IVA cultural, Hernando ha contestado manzanas traigo y ha aplaudido la capacidad de los profesionales de este sector por encarar la crisis y por hacer productos que gustan al público, como demuestra el récord de taquilla del cine español.

Protesta de feministas
El acto ha comenzado con un incidente protagonizado por un pequeño grupo de feministas que han interrumpido durante unos instantes la presentación que realizaba el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al grito de "Vuestras políticas nos matan". "Nadie mata a nadie en este país", ha contestado Rafael Hernando al inicio de su intervención, después de que las feministas fueran desalojadas de la sala.