Francisco Granados, exsecretario general del Partido Popular de Madrid, se hizo el loco delante del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, cuando tuvo que dar explicaciones de sus fondos en Suiza. Según Granados, solo tuvo una cuenta en el país alpino con entre 320.000 y 340.000 euros, que puso a nombre de David Marjaliza cuando fue elegido alcalde de Valdemoro. "Firmé papeles en blanco porque en los bancos suizos nunca firmas los impresos rellenos", dijo.

Ante el juez, Granados aseguró que abrió solo una cuenta en 1994 en el Crédit Lyonnais "con un poco de dinero" que le había dado su padre, "algunas de las remuneraciones" de su cargo como director de Análisis Financiero de Société Générale y "lo que iba operando en Bolsa". "Sobre todo con el semaneo, con el que haces una inversión y no liquidas hasta la semana. Puedes invertir mucho con poco dinero", explica el exdirigente del PP ante el magistrado.

Cambio de titularidad
Además, explica que en 1999 cambió el dinero al banco Paribás debido a que su gestor personal cambió de trabajo pero que, tras ganar las elecciones y convertirse en alcalde de Valdemoro pidió que se le cerrara la cuenta y le devolvieron sus fondos. "El banco me dijo que era muy complicado y en 2000 cambié la titularidad por la de David Marjaliza Villaseñor", explica con naturalidad.

"Me olvidé de esa cuenta"

Granados dice que entonces se desvinculó de esa cuenta: "Me olvidé de esa cuenta, no hice ningún ingreso, no dispuse de ninguna cantidad. En 2006 Marjaliza me dice que quiere transferir su dinero de una cuenta a otro banco que no sé cuál es y el Paribás le pedía mi firma. Me sorprendió porque pensaba que yo ya no figuraba ahí y después no he vuelto a saber nada", señala.