Donde hay políticos corruptos, hay empresarios corruptores. Pero, mientras que a los primeros es fácil reconocerles y sus grabaciones telefónicas dan mucho morbo, los segundos suelen escaquearse, escondidos tras nombre societarios. Y el entramado societario de la trama Púnica no es una excepción y se presenta como un biombo perfecto de apoderados, testaferros y hombres de paja. Sin embargo, el arduo trabajo judicial y policial ha conseguido poner negro sobre blanco la telaraña púnica en una especie de árbol genealógico de la corrupción madrileña.

El esquema, incluido en el sumario de la trama Púnica y realizado por la Guardia Civil, tiene como objetivo entender el funcionamiento de las empresas y con quién estaban vinculadas. Y su organización tiene ciertas reminiscencias con los de la Gürtel, que tantos quebraderos de cabeza ha dado al PP.

Marjaliza, la secretaria y su mujer
El mayor propietario de empresas púnicas es, como no podía ser de otra manera, David Marjaliza, el amigo de Francisco Granados y encerrado en prisión desde hace casi un año, como el exsecretario general del PP de Madrid. Y en el esquema también se incluyen las empresas relacionadas con su secretaria, Ana María Ramírez -también en prisión- y las de la esposa del constructor, Adela Cubas.



Marjaliza es el mayor propietario, con nueve compañías a su nombre, de las que dependen a su vez otras 26 empresas. Y estas, a su vez, están vinculadas a su mujer y a su secretaria. Del primer grupo, es dueño al 100% de Anamid Gestión, Inmarvi, Valdemoro Gestión Inmobiliaria y Arauna Corporación y Consulting. Además, comparte con su secretaria la propiedad de Noray Gestión Integra (al 50%) y Deloya Gestión (en proporción 99,67% y 0,33%). Y posee otras empresas en menor porcentaje: Tielve Inversiones (23%), Servicios Logísticos Inmobiliarios (0,04%) y Musara 1057 (0,01%).

Diez empresas más
De Anamid Gestión dependen otras 10 empresas, participadas a diferentes niveles: Herederos de Riaza; Casablanca Innovación; Titanio Creación; Promonov Acción; Sintra desarrollos inmobiliarios; Aruba Gestión; Arcosur bahía; Pérez de Mingo Inversiones y Proyectos; Inversiones y estudios urbanos y Servicios Logísticos Inmobiliarios.

De estas dos últimas, a su vez, cuelgan más empresas. Inversiones y estudios urbanos es dueña de Pk Locales, Niaty Gestión de suelo, Aruba Patrimonio Integral y Aruba Arte y Gestión. Mientras que Servicios Logísticos Inmobiliarios tiene bajo su control 9 empresas que también son participadas por otras empresas de Marjaliza: Vacouver Gestión; Arena Innovación y Promoción; Servicios Logísticos Patrimonio Integral; Expedrices; Super Cash de Madrid; Alhama Gestión, Servicios Logísticos Inversores 2008; Servicios Logísticos de Arte y Gestión y Alda Servicios Consulting.

"Papel determinante"
Por su parte, Ana Ramírez tiene a su nombre tres empresas, con varias ramificaciones. Una situación de influencia que le mantiene en la cárcel desde octubre de 2014 y que le valió para que el juez señalara su "papel determinante" en la trama y la acusase de ser quien "controla y ejecuta los cambios de titularidad de las sociedades". De hecho, el 5 de enero el magistrado rechazó su recurso para salir de prisión por el peligro de destrucción de pruebas.

Ramírez es cuñada del exalcalde de Valdemoro, José Carlos Boza, que dimitió cuando fue detenido en el marco de la Púnica y dueña a medias de Noray y en parte de Deloya y de Aruba Gestión. De la segunda dependen Ecomadrid supermercados y Alora Gestión; mientras que de la tercera cuelgan Thunkpal Game; Atención Social y Residencias Valdemoro; Valescer Parking; Centro de Radiología y Resonancia y Capita Gestión Inmobiliaria.

Todo queda en familia
Por último, la mujer de Marjaliza, Adela Cubas, no se queda atrás. Cubas es hermana del exalcalde de Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas, también detenido por dar a la Púnica un contrato de cinco millones de euros. Y como consorte de Marjaliza era propietaria al 100% de Inversora Samara, que a su vez era dueña de Centro Médico Valdemoro Plaza y de Open Sport Life Center. También era propietaria de Larrisa Integral y Divana Integral, que a su vez es dueña al 50% de Importadora Tecnológica Médica.