Lo anunció durante un acto de promoción de su último libro, 'En busca de respuestas'. Felipe González, que recibió un buen número de críticas cuando aceptó el puesto de consejero en 'Gas Natural', muchas más que José María Aznar cuando ocupó el mismo cargo en otra empresa energética, anunció que lo dejaría cuando se cumpla su actual 'contrato'.

"Me hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las Caimán"
Según se publicó en su momento, 2010, González recibía 120.000 euros anuales por este trabajo. El expresidente aseguró, al explicar las razones a su renuncia, que ha tomado la decisión "no porque haya incompatibilidades, sino porque es muy aburrido". Y muy en consonancia en su habitual tono socarrón, ironizó que "me interesaba conocer el tema de la energía, aunque me hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las islas Caimán", en clara referencia a su sucesor en Moncloa.



En el mismo sentido, Felipe González quiso dejar muy claro que deja el puesto habiendo cumplido "no sólo con las incompatibilidades legales, sino también las éticas".

Que no se de pensión vitalicia, y que no se pidan servicios, a los expresidentes
Y, a preguntas de los presentes, hizo también otras referencias a 'los dineros' que perciben los expresidentes de Gobierno españoles. En su opinión, no debieran tener pensión vitalicia: "Lo lógico sería que no la hubiera y que, a renglón seguido, a ningún expresidente se le pidiera ningún servicio a la sociedad y al Estado por el cargo que tuvo".

Según González "nunca hubo una decisión de crear" esa pensión vitalicia, y luego se preguntó: "Una pensión vitalicia para alguien que ha estado tres meses me parece exagerado, pero yo estuve catorce años, el periodo más prolongado de la historia -por los votos, no por las botas-. Y ¿eso hace mérito para tenerla?, yo creo que no".

Renuncia a los gastos de oficina
También desveló que él había renunciado hace tiempo a los gastos de oficina asignados a los expresidentes de Gobierno, pero que no lo había comunicado para "no perjudicar" al resto de quienes les habían sucedido. Eso sí, no dejó de decir que en su opinión esa ayuda "es escasísima".