[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"24128","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-327161","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"Mariano Rajoy junto a Jos\u00e9 Mar\u00eda Aznar. Foto EFE"}}]] Mariano Rajoy junto a José María Aznar en el Campus FAES. Foto EFE



Ha pasado un nuevo campus FAES veraniego con los tradicionales tiras y afloja entre José María Aznar y Mariano Rajoy sobre el grado de 'dureza' al que puede llegar la derecha española y ya toca pasar página y encarar las próximas generales todos a una. La fundación ideológica acaba de publicar su revista Cuadernos de Pensamiento y su editorial no es sino un apuntalamiento de la estrategia de Génova 13: acusar al PSOE de radicalidad, sembrar dudas sobre la legitimidad de los pactos de gobierno que no benefician al PP y hablar de grupos antisistema que van contra las instituciones.

Auguran castigo al PSOE por pactos con las Mareas
Así, la revista acusa al PSOE de ser responsable de un cambio en los municipios que se "ha dejado notar ya en las tomas de posesión y en los primeros actos oficiales" y que "irradiará esa misma sustancia política alegremente contrainstitucional, fresca en su sectarismo, desenfadada en su inexperiencia, durante cuatro años completos". Y sentencian a los socialistas por ello, augurando que recibirán "el señalamiento público de su responsabilidad por haber activado el mayor proceso de degradación institucional de los últimos cuarenta años". E insiste en que el socialismo trabaja en "la sumisión completa al marco conceptual, al lenguaje y a la agenda del radicalismo y, en su defecto, a la del nacionalismo".

"Oportunidad de centralidad"
"Esto deja en manos del Partido Popular la oportunidad y la responsabilidad de la centralidad política. No el espacio en sí, mecánicamente transferido, sino la oportunidad de ocuparlo y la responsabilidad de hacerlo.

Las líneas maestras de esta estrategia electoral ya las adelantó Mariano Rajoy en su discurso en el que anunció los cambios internos e hizo una nueva lectura de los resultados del 24-M. Alerté entonces de que los de Sánchez se están radicalizando y están dispuestos a pactar cualquier grupo "marginal, antisistema o independentista" con tal de que no gobierne el PP, alarmando con que "no quiero ni pensar lo que pasaría si llegan al Gobierno" esos grupos que descalifica.