El Grupo Popular ha tumbado esta tarde en el Congreso una proposición no de ley presentada por Izquierda Unida solicitando medidas contra los actos de apología de la dictadura franquista y el fascismo. Entre otras cuestiones, y ante la escalada de actos de violencia fascista que han tenido lugar en los últimos meses, la iniciativa planteaba que cuando un partido incurriera "de forma reiterada" en acciones de este tipo se pueda "promover automáticamente su ilegalización a través de la Fiscalía General del Estado y de la Abogacía del Estado".

Preocupación tras "verano agitado"
La propuesta ha sido presentada y defendida en la Comisión de Justicia por el diputado Gaspar Llamazares, introduciendo una enmienda a una proposición anterior de IU para dar respuesta al "considerable aumento" de casos de esta naturaleza. Así, Llamazares recordó por ejemplo el reciente asalto protagonizado por un grupo de ultraderechistas al centro Blanquerna. Sin embargo, la iniciativa fue rechazada por la mayoría del PP a pesar de haber recibido el apoyo del resto de grupos. Llamazares, portavoz de Justicia de IU, explicó que han pasado "de la preocupación a la alarma" tras lo que definió como un "verano agitado" de actuación ultraderechista, y explicó que la crisis "está sirviendo de caldo de cultivo para las acciones en Europa".

Lo de NNGG no son "chiquilladas"
El diputado también lamentó la "actitud complaciente con el pasado franquista" demostrada por algunos jóvenes pertenecientes a Nuevas Generaciones del PP y aseguró no compartir que se trate de "chiquilladas", como han valorado dirigentes populares, a los que reclamó una respuesta más contundente. En cualquier caso, matizó que esos jóvenes "no son lo mismo" que los integrantes de grupos de ultraderecha "que tienen una historia de odio" a sus espaldas y cuyas "agresiones se cuentan por miles y sus víctimas por decenas".

La desmemoria ayuda
Llamazares criticó también el incumplimiento del Gobierno del PP de la Ley de Memoria Histórica y puso como ejemplo que se siga financiando con dinero público a la Fundación Francisco Franco, que recientemente ha pedido la intervención militar en nuestro país. En ese sentido, recordó que el propio ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha eludido reiteradamente este mismo miércoles en el Congreso hacer referencia alguna al franquismo cuando ha criticado las dictaduras y los totalitarismos.