El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado a Elpidio José Silva a 17 años y medio de inhabilitación por entender que ha prevaricado de forma continuada y encarceló indebidamente en dos ocasiones al expresidente de Caja, Madrid Miguel Blesa. En una sentencia, que cuenta con el voto discrepante del presidente del tribunal Arturo Beltrán a favor de la absolución los otros dos magistrados sostienen que cometió un delito de prevaricación continuada y dos contra la libertad individual y le condenan a pagar una multa de 6.300 euros y una indemnización de 10.000 al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

Lo que pedían la Fiscalía y los demandantes
La Fiscalía reclamó para él 30 años de inhabilitación y una multa de 10.800 euros, mientras que el abogado del exbanquero elevó esa pena a 40 años y el del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán pidió 24 y que le indemnizara con 50.000 euros por daños morales. La defensa de Silva, ejercida por el abogado Gonzalo Boyé que recurrirá la resolución ante el Tribunal Supremo.

El crédito millonario a Díaz Ferran y la compra del City de Florida
Silva, que ha abierto un despacho de abogados, investigó a Blesa por el crédito de 26 millones de euros concedido al exjefe de la patronal Gerardo Díaz Ferrán y por la compra del City National Bank de Florida llevada a cabo en abril de 2008 por Caja Madrid. En estos momentos sólo sigue abierto en los Juzgados de Plaza de Castilla este último caso, ya que el que afecta a Díaz Ferrán fue anulado por la Audiencia de Madrid.

La actuación de Silva
Silva ordenó en noviembre de 2012 reabrir las actuaciones que se incoaron después de que Manos Limpias presentara una querella contra Blesa y Díaz Ferrán, que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó acumular a la causa abierta por la fusión y salida a Bolsa de Bankia. El juez intervino los correos electrónicos corporativos de Blesa y le envió a prisión el 16 de mayo de 2013. Tras haber pagado la fianza de 2,5 millones, el magistrado ordenó de nuevo y en menos de un mes su vuelta a la cárcel madrileña de Soto del Real, donde el exbanquero permaneció quince días.