Rajoy se encoge de hombros cuando le preguntan por los cambios en el Gobierno. Captura de Cuatro



Después de varios días poniéndose de perfil sobre cómo actuará España tras los atentados de París, Mariano Rajoy parecía que había tomado una decisión y estaba elaborando una propuesta para relevar a los soldados de Francia en el control militar en África. Una iniciativa que ha quedado en agua de borrajas después del ataque en Malí, una de las zonas a custodiar, de un grupo de hombres armados en un hotel donde han retenido a 170 personas. Tras esto, el Gobierno de Rajoy ha corrido a desmentir la información que ofrecía El País, con el detalle de que el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ya había confirmado la noticia en 13TV la noche del jueves.

La noticia abría hoy en la portada de El País a cuatro columnas: Rajoy ofrece relevar a Francia en el control militar de África. Y dentro se detallaba que el presidente del Gobierno se había mostrado dispuesto a que España releve a Francia en varios frentes en el Sahel africano. Una zona que abarca países como Mauritania, Malí, Níger, Chad, la República Centroafricana (RCA) y Burkina Faso. Pero se especificaba que la prioridad era ofrecer el relevo en Malí y RCA, para que así los soldados franceses puedan descargarse de responsabilidades y poder acudir a las acciones bélicas en Siria o ayudar en la seguridad desplegada en Francia tras los ataques. Y hoy, el exsecretario general de la OTAN, Javier Solana, también había apuntado a esa dirección como una posibilidad para ayudar a Francia sin tener que entrar en la guerra siria.

La jugada era redonda para Rajoy, que anda estos días preocupados porque un nuevo No a la guerra le perjudique en las elecciones como ocurrió en 2004 tras los atentados del 11M. Relevar a Francia en África para que ataquen Siria le lleva a cumplir con la obligación de socorrer a un socio europeo cuando es atacado, pero le aleja también de los focos y de la atención que recibirán los ataques en Siria como represalia contra los atentados.

Sin embargo, lo que no debía esperarse el Gobierno de Rajoy es que la portada de El País fuera a coincidir con el ataque terrorista que se está sufriendo hoy en Malí, donde un grupo de hombres armados ha entrado en un hotel la capital del país africano, Bamako. Allí han secuestrado a casi dos centenares de personas durante un ataque que, mientras se escriben estas líneas, sigue teniendo lugar.

Rápidamente, el Gobierno ha emitido un comunicado, colgado en la web de Moncloa, donde desmienten “rotundamente” la información de El País. Dice el Ejecutivo que no han hecho ninguna “oferta de carácter unilateral a Francia sobre modificaciones de despliegue militar después de los atentados de París”. Y recuerdan que ni Francia ni la coalición contra el Daesh en Irak les han pedido “a nuestro país incremento alguno de nuestra contribución”.

El problema es que el comunicado llega después de que el ministro de Exteriores ya fuera ayer presumiendo de la posibilidad de sustituir a Francia en África. En Malí, sin ir más lejos. "España puede hacer muchas cosas. España puede suplir los esfuerzos que está haciendo Francia en Malí y en Centroáfrica para que ellos liberen soldados y sobre todo material y que lo manden a Siria y lo cubriríamos nosotros", explicó ayer García Margallo durante una entrevista en 13TV.

Pero es que antes, Margallo había dicho lo mismo en un foro empresarial en Alicante: "Francia ha activado el artículo 42.7 de la Unión, pero no se ha concretado la petición, y no he recibido ninguna comunicación de qué podría solicitarnos. Nosotros podríamos cumplir ese mandato de muchas maneras, con el intercambio de información, con la sustitución de tropas francesas en algunos escenarios donde estamos juntos, como Malí, Centroáfrica, o de alguna otra manera".