Cautela sobre el estado de Teresa Romero, que se encuentra “muy grave”, aunque “sin más noticias que resaltar”, y para quien las próximas 48 horas son claves. Ese fue parte del mensaje del portavoz del gabinete de crisis creado para la gestión del ébola, este lunes, tras la reunión que presidió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. El otro mensaje fue que “estamos en una situación de absoluta tranquilidad desde una perspectiva de salud pública”. Horas antes, sin embargo, un portavoz del Sindicato de Enfermería (SATSE), a las puertas del Hospital Carlos III, ha trasmitido la preocupación de los sanitarios, que siguen pidiendo medios para realizar su trabajo “con tranquilidad”.

Un programa de formación especial
En rueda de prensa tras la reunión del comité especial para la gestión de esta crisis, el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública Fernando Rodríguez Artalejo ha explicado que los contactos de Teresa Romero “permanecen asintomáticos” y que ha centrado la amenaza de contagio en la auxiliar de enfermería. “En este momento no hay ninguna persona con capacidad de trasmitir el virus que no sea la propia paciente”, ha subrayado.

Rodríguez Artalejo ha anunciado un amplio programa de formación especial para todas las personas que puedan verse implicadas, algo que vienen pidiendo desde mayo pasado los sanitarios, sin éxito.

Absoluta tranquilidad frente a improvisación
El portavoz del comité especial ha asegurado que “estamos en una situación de absoluta tranquilidad desde una perspectiva de salud pública”. Sin embargo, horas antes, a las puertas del Hospital Carlos III, un portavoz del Sindicato de Enfermería (SATSE) ha mostrado la otra cara de la moneda al denunciar que “sigue habiendo improvisación” en el protocolo de actuación frente a la crisis del ébola.

Los sanitarios piden una investigación
El portavoz del sindicato ha asegurado que se siguen usando los mismos trajes de seguridad y los sanitarios quieren estar seguros de que son los buenos, porque quieren hacer su trabajo “con tranquilidad”. Ha denunciado, además, que desde el mes de mayo la gerencia del hospital no estaba actuando de la mejor manera posible para hacer frente a lo que se venía encima".

El portavoz ha insistido en que es necesario que los profesionales sanitarios tengan un 100% de seguridad para poder realizar su trabajo. "Todos los sanitarios son unos grandes profesionales y saben lo que tienen que hacer". Según ha anunciado, los profesionales quieren que se realice una investigación interna y que se llegue a las conclusiones oportunas.