Mientras dos ministros del PP, el de Sanidad y el de Justicia, exigen al PSOE que Chaves y Griñán dejen sus escaños a falta de que el Supremo les impute un delito, ni una palabra sobre el escándalo que rodea al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, del PP. Su presidente, Juan José Imbroda fue imputado la pasada semana por un presunto delito de prevaricación al contratar a dedo a un abogado al que pagó con dinero público más de 300.000 euros. La dirección del partido ya ha dicho que no le van a pedir que dimita, y no solo eso, lo van a volver a presentar de candidato. La 'Operación Tosca' realizada por la Guardia Civil se ha cerrado con diez detenciones en Melilla y cinco consejerías de las diez del gobierno local investigadas y registradas. El Ministro de Justicia no parece darse por enterado.



Un chanchullo gigantesco con los contratos públicos
La trama descubierta por la UCO consiste básicamente en una trama organizada entre políticos del PP, funcionarios y empresarios que adjudicaban obras a determinadas empresas presuntamente a cambio  de 'prebendas' o puestos de trabajo para sus familiares. En total han sido detenidas 15 personas, diez en Melilla, tres en Madrid, una en Málaga y una en Lanzarote. Entre las empresas implicadas están Eulen, Himosa, la filial del Canal de Isabel II Hispanagua SAU, y la empresa pública del gobierno de Melilla Proyectos Melilla SA.

Del tráfico de drogas a la corrupción
Todo este escándalo, que afecta ya a la mitad del gobierno de Melilla, se descubrió de manera casual en el año 2012 cuando se investigaba a un empresario de Melilla, Abdelkader Kassen, por un delito de tráfico de drogas y blanqueo de capitales. La investigación de ese caso descubrió conexiones con adjudicaciones de contratos públicos en Melilla, la Guardia Civil pidió apoyo a la UCO (Unidad Central Operativa) que puso en marcha la llamada ‘Operación Opera’ que en 2013 provocó la detención, entre otras personas, del Consejero de Medioambiente de Melilla, José Ángel Pérez Calabuig. En aquella investigación se descubrió que para evitar sacar las obras o proyectos a concurso público se fraccionaban en contratos pequeños que se adjudicaban a dedo. La operación policial puesta en marcha ahora se denomina 'Tosca' y además de los 15 detenidos hay 20 personas imputadas, entre ellas dos consejeros del Gobierno de Melilla.

Delitos graves
En las últimas horas han sido registradas las consejerías de Medio Ambiente, Seguridad Ciudadana, Bienestar Social, Cultura y Fomento, además de la vice consejería de Festejos. En los próximos días tendrán que comparecer como imputados ante el juzgado número 4 de Melilla una veintena de personas, entre ellos dos consejeros, a los que se les imputan los presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude y cohecho. Por tanto, además del Presidente de Melilla están imputados otros dos consejeros, sin embargo en lo que a corrupción se refiere, Melilla no existe para el PP.