"No ha dicho nada que no fuera lo previsible... es lo que viene diciendo desde el primer día". Un exministro de José María Aznar, que mantiene una estrecha relación con él, explica así a ELPLURAL.COM su falta total de sorpresa por las palabras del expresidente. Y resume un sentimiento que parece extenderse entre la dirección 'popular': "El partido está muerto, no tiene vida... nadie piensa, nadie reacciona, nadie hace... si esto no lo dice Aznar, nadie se atreve a decirlo, aunque sean muchos los que lo piensen".

Rajoy es mal enemigo
Y cuando le recordamos que el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, sí se atrevió a hablar, a pedir a Rajoy que se mirara en el espejo después del 24M, se nos recuerda, no sin ironía, cómo precisamente fue castigado, y no de cualquier manera, por ello. Lo que sucedió, recordamos, es que fue precisamente al único 'enemigo' que tiene Herrera en Castilla y León, al presidente del partido en Zamora, Fernando Martínez Maíllo, al que Rajoy ha colocado como número tres del partido nacional como vicesecretario nacional de organización. Un nombramiento que causó una sorpresa total.., excepto para los que saben que Mariano Rajoy, a pesar de las apariencias, es muy mal enemigo.



Los aznaristas en Madrid, que le ven con cierta frecuencia, no piensan diferente del exministro. "Se pone al expresidente en una situación imposible.., si habla porque habla, y si no, porque no lo hace", nos dicen haciéndose eco de las palabras del propio Aznar.

Aznar no pretende ir más allá..., pero "considera su obligación moral hablar"
Y rematan, remedando su pensamiento y poniendo un límite al alcance de su intervención: "Aznar dice esto y ya está... no pretende ir más allá. Lo hace, porque tiene también que salvar su responsabilidad. El no va a hacer nada más. "Yo no tengo ambición", dice. Pero considera que es su obligación moral denunciar lo que está pasando en el partido".

¿Y qué es lo que está pasando? Básicamente, dicen en el entorno de José María Aznar, que el partido no existe, y que los 'no cambios' que se han producido en Génova, 13 y en Moncloa lo demuestran. "Todo el mundo reconoce que la remodelación ha sido una tomadura de pelo... Tanto en el partido, donde al final al único que han cortado el cuello ha sido a Floriano, como en el Gobierno, donde después de semanas de buscar un sustituto a Wert se echa mano del que pasaba por allí (el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo), pero nadie dice nada..., y eso que nos han dado la del pulpo en las últimas dos elecciones y los pronósticos no son nada buenos".

Si se calla, sería cómplice del desastre que es el PP
Y Aznar, dicen sus cercanos, piensa que "si él también se calla, sería cómplice del desastre en el que se está metiendo el PP". No quiere ser como los dirigentes, que asistieron cómo Rajoy se limitaba a hacer 'el maquillaje' del cambio de unos vicesecretarios y todos le escucharon, se callaron, aplaudieron y se fueron.

¿Qué se puede esperar de su encuentro del próximo domingo en los cursos de la FAES? Nada, nos dicen. "No pasa nada desde hace años. Se hacen la foto. Rajoy suelta su discurso. Aznar le acompaña al coche y se acabó... Ya hace mucho que ni toman un café juntos, para hablar a solas".



"Mariano tira de Aznar para rescatar el voto de los cabreados con él"
¿Se habían acercado en los últimos tiempos, antes del 24M? En el entorno de Aznar lo niegan. "Mariano en las municipales tiró de él (Aznar) para intentar rescatar el voto del partido que está cabreado con él..., y volverá a hacerlo en las generales, o al menos a intentarlo, pero siguen tan alejados como siempre desde que Rajoy empezó a tomar las medidas que ha tomado en el Gobierno".

Ironiza el exministro... "Rajoy acabó con todos los que eran en el partido de su generación, y ahora ha acabado con los de la siguiente generación, las Cospedal, los González Pons, los Monago, o los Fabra, en los que se apoyó en el Congreso de Valencia... Ahora va a por la tercera generación, estos nuevos que ha nombrado como vicesecretarios, y en los que se apoya para seguir sobreviviendo él".

El consuelo Botella
La única esperanza para el PP, de acuerdo a la versión de las cosas de Aznar y su entorno, es que aún les vaya peor al PSOE que a ellos... "Es como lo que sucede con el Real Madrid y el Barcelona..., si al menos no gana el otro.., y lo fundamental sería quedar por encima del PSOE con un margen razonable, al menos en torno a los diez puntos, para que no se pudiera dar un gobierno de izquierdas como ha pasado ahora".

Una alegría tienen en la casa de los Aznar, sin embargo, al parecer: "Están encantados de haber manejado bien el calendario de retirada de Ana Botella de la alcaldía de Madrid... ¿Qué calvario no les hubieran hecho pasar si lo que ha sucedido en Madrid -se preguntan- hubiera sucedido con Ana en la alcaldía?".