20 de mayo de 2007. Quedan una semana para la celebración de las elecciones municipales y El País Semanal dedica un amplio reportaje sobre cinco de los candidatos mejor valorados por la ciudadanía. Entre los protagonistas destaca un joven madrileño al que el diario del Grupo Prisa presenta de la siguiente manera: “El alcalde más votado de España en 2003 en municipios de más de 50.000 habitantes es un tímido irreparable. Nada de populismo barato. Ni siquiera está cómodo posando junto al tranvía en pruebas que empieza, poco antes de las elecciones, a rular sin pasajeros (…) Las vías que atraviesan las casitas bajas constituyen un empeño personal de este hombre de Parla de toda la vida (excepto por un nacimiento en Holanda) por darle a su ciudad otro aire. Alto, fornido. Está nervioso”.

El “alcalde favorito”
Este reportaje sobre Tomás Gómez supuso un punto de inflexión en la carrera política del recién defenestrado secretario general de los socialistas madrileños. Firmado por Quino Petit, el artículo (titulado “Mi alcalde favorito) consiguió que todas las federaciones socialistas pusieran los ojos en el regidor que había transformado Parla y que en los comicios de mayo de 2007 obtuvo un respaldo en los comicios del 74,43% de los votos.

El reportaje que impulsó su carrera política
De hecho, en su día, El País llegó a sacar pecho de lo decisivo que fue este reportaje para impulsar la carrera política de Tomás Gómez. Así lo reconocían Soledad Alcaide y José Marcos en el diario editado por el Grupo Prisa en un artículo publicado en marzo de 2012: “Algunas fuentes atribuyen a Getrudis Alcázar, la que fue secretaria del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, haber sido ella la que habló hace ahora cinco años a su antiguo jefe de Gómez como posible recambio de Rafael Simancas. Bastó que le enseñara un reportaje que se había publicado en El País Semanal con su foto en portada junto al tranvía que había inaugurado en Parla. Y Zapatero, que apenas conocía a Gómez, no se lo pensó”.



Elogiando a Gómez
Eran otros tiempos. Después de que Rafael Simancas perdiera tres escaños y presentase su dimisión en 2007, El País tenía puestas todas sus esperanzas en Tomás Gómez. Entonces el diario de Prisa le dedicaba perfiles en los que presentaba al regidor parleño como un político “habilidoso verbalmente, pero ajeno a la dialéctica populista” que “prima la gestión y el compromiso con los ciudadanos a los discursos doctrinarios”.

“La marca de la renovación”
“Su gran baza, además de cierta credibilidad como responsable político, es su negativa a participar en la política de mesa camilla. Además, se mueve con agilidad en el mundo de los colectivos sociales ciudadanos”, decía de Tomás Gómez el periodista Daniel Borasteros en un artículo publicado en julio de 2007. Titulado “El hombre sin pasado”, en dicho reportaje El País hablaba del exsecretario general del PSM en los siguientes términos: “Tomás Gómez, figura alargada y gesto rígido, es nuevo. Eso está bien en el PSM. Da puntos, se valora. Lo que está mal es tener una biografía ligada al paulatino desmoronamiento del partido. Gómez, gusto por las corbatas naranjas y alcalde coleccionista de votos de Parla, es la marca de la renovación”.

Cambio de postura
Una percepción que El País ha cambiado por completo con el paso de los años. Incluso Gómez atribuye al diario de Prisa su defenestración por parte de Pedro Sánchez: “Ellos están detrás de mi destitución”, dijo el pasado miércoles.

La portada de este viernes
Lo cierto y verdad es que la línea editorial  de El País sobre Tomás Gómez ha variado por completo con el paso de los años. Lejos de recordarle como uno de los alcaldes “favoritos” por parte de la ciudadanía, el rotativo presenta ahora a Gómez como “el líder que redujo el socialismo madrileño al mínimo”. Este viernes, además, El País dedica una portada especialmente dolorosa para el dirigente socialista. En ella aparece Rafael Simancas entrando al que hasta el pasado miércoles fue su despacho.

Portada del diario 'El País' de este viernes 13 de febrero de 2015