La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, en rueda de prensa en la sede del PP en Barcelona. EFE/Archivo La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, en rueda de prensa en la sede del PP en Barcelona. EFE/Archivo



Alicia Sánchez Camacho, actual presidenta del PP en Cataluña, está en el ojo del huracán dentro de su propio partido y acapara noticias de todo tipo -políticas y personales- desde hace meses. La dirigente que pudo presumir de conseguir los mejores resultados del PP en unas elecciones generales en Cataluña (noviembre de 2011) y de un gran resultado en las autonómicas, atraviesa un momento delicado, hasta el punto de que en Génova 13 (sede nacional del PP) han llegado a la conclusión de que es una fuente de 'líos' y conviene buscar el relevo.

Nombres que ya suenan
Desde luego la imagen que da Alicia Sánchez Camacho del PP no es la que más les gusta a los propios dirigentes del partido, así que ya están empezando a circular nombres para su relevo. Una de las mejor posicionadas es Esperanza García, abogada de 38 años muy conocida en Cataluña por ser tertuliana habitual en TV3 y RAC1 y tiene una columna en El Periódico de Cataluña. Pero hay otros nombres, como Enric Milo, actual portavoz de la ejecutiva de Camacho y que procede de las filas de Unió, o el de Dolors Monserrat, actual número dos del PP catalán.

Un culebrón de espías, dinero y amor
Todo comenzó cuando Alicia Sánchez Camacho decidió quedar a comer con la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola (hijo del ex presidente de la Generalitat) en el ahora famoso restaurante La Camarga. La conversación entre ambas se grabó y en esa conversación la ex novia contaba como la familia Pujol evadía dinero al fisco y tenía cuentas millonarias en otros países. Una fortuna tan grande que, además, resulta difícil de justificar. La grabación la hizo la agencia de detectives Método 3, que fue investigada por los hechos y sus responsables detenidos. Posteriormente el lío se complica aún más. Sánchez Camacho, que niega haber encargado el espionaje, demanda a la agencia para firmar posteriormente una acuerdo con los responsables: a cambio de dos millones de euros guardaba silencio y retiraba la demanda. Pero el dueño de la agencia de detectives la ha demandado ahora a ella y la versión es más o menos así: Sánchez Camacho queda a comer con la ex novia de hijo de Pujol, decide grabar la conversación y contrata a la agencia a través de un amigo "intimo" del PSC (Partido Socialista de Cataluña). Todo esto es la comidilla de todo Barcelona desde hace semanas.

En medio de este lío Camacho viene a Madrid a pedir una financiación distinta para Cataluña en la que se "limite" la solidaridad con otros territorios. Todos los barones del PP salieron en tromba. Y cuando aún no había terminado la resaca, El Mundo desvela que el padre del hijo de Sánchez Camacho es el ex ministro Manuel Pimentel. Fue la propia política la que dio la noticia a El Mundo, temerosa de los ex dueños de Método 3 lo desvelaran por su cuenta. Todos los ingredientes para una película de intriga. El no va más.