La presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho. EFE/Archivo



La líder del PP catalán Alicia Sánchez-Camacho, la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez Martín, y el propietario de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, firmaron un pacto de silencio, en junio pasado, que incluía una indemnización en el caso de que alguno de ellos desvelara el contenido de la conversación mantenida por ambas mujeres el 7 de julio de 2010 en el restaurante La Camarga, en Barcelona, y que fue grabada por Método 3.

Un micrófono en el florero de la mesa
En aquel encuentro, Victoria Álvarez Martín confesó a la dirigente popular los presuntos manejos del hijo primogénito del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol para evadir capitales a Hacienda, entre ellas, un viaje a Andorra en coche con bolsas repletas de billetes de 500 euros. Como se ha publicado, la conversación fue grabada por la agencia de detectives a través de la instalación de un micrófono en el florero de la mesa en la que comieron Álvarez Martín y Sánchez-Camacho.

Sánchez-Camacho encabeza el contrato
El contrato, al que ha tenido acceso El Mundo está encabezado por “la Sra. Alicia Sánchez-Camacho” que “interviene en nombre e interés propio” y “en su condición de miembro y responsable del PP”. Las tres partes reconocen que “poseen unas de las otras información sensible que podría afectar a su honor, intimidad y la propia imagen”. Así que “las partes se comprometen a guardar silencio” con el objetivo de “preservar dicha información en la esfera íntima de cada una de las partes, y en especial el contenido de la conversación mantenida en el restaurante La Camarga el 7 de julio de 2010 entre la Sra. Alicia Sánchez-Camacho y la Sra. Victoria Álvarez Martín”.

Sánchez-Camacho prmetió guardar silencio sobre clientes de Método 3
Los tres acordaron “no divulgar de forma alguna a terceros” el contenido de aquella conversación. Y, además, en el caso de Sánchez-Camacho y el PP de Cataluña se expresa en el documento que “pueden haber tenido conocimiento” de otro tipo de “información”, que, según describe el texto, se refiere a “datos sobre clientes e investigados por Método 3”, contenida en “correos electrónicos de los firmantes, así como información privada contenida en soportes digitales”, aunque no se aclara nada sobre estos datos.

Dos millones
“La difusión pública del contenido total o parcial de la información a la que se refiere el apartado quinto o sexto generará una pena pecuniaria, sin discusión posible sobre la cuantía, por importe de dos millones de euros a quien la difundiere”, dice el acuerdo firmado sobre la indemnización.

Un detective acusó a Sánchez-Camacho de ser cómplice del espionaje
El papel de víctima de la dirigente popular en esta historia ha quedado cuestionado por un trabajador de la agencia, que la implicó en esta operación. El detective Álex Borreguero dijo a través de su abogado que Sánchez-Camacho sabía que se estaba grabando la conversación durante aquella comida, que, según él, pagó la propia agencia.

Método 3 indemnizó con 80.000 euros a Sánchez-Camacho
Sánchez-Camacho ha negado su implicación. La presidenta del PP catalán terminó denunciando a Método 3 por revelación de secretos, lo que provocó la detención del dueño de la empresa y algunos trabajadores. La resolución de este caso fue favorable a Sánchez-Camacho, quien recibió una indemnización de Método 3 de 80.000 euros.