Rubalcaba se ha dirigido a los delegados después de conocerse los resultados de la votación que le ha dado una ventaja de 22 votos frente a Chacón. En su discurso ha subrayado que el PSOE es “un partido fuerte” y que ahora lo que toca es trabajar, porque “hemos hecho lo más fácil, lo más difícil empieza ahora”, que es dar respuesta a  “las familias, a las derecha les ha dicho que se ha acabado la fiesta, ¿pero qué fiesta?, si lo único que han hecho es trabajar”. Y a “los jóvenes, los desempleados y las mujeres que están esperando nuestras respuestas”, ha agregado el líder socialista.

Unidad y cambio
Rubalcaba ha lanzado un mensaje a los suyos: “Unidad, unidad, unidad y cambio” y ha afirmado que será el secretario general de todos los socialistas. “Os aseguro que de todos, ni facturas ni salvoconductos”, ha puntualizado.

Más que un líder
“Mañana tenemos que aprobar cosas en este plenario, y cuando acabe tendremos que decir a los ciudadanos que hemos elegido algo más que un nuevo secretario general: que tenemos un proyecto nuevo”, ha afirmado Rubalcaba, que ha marcado como retos inmediatos “ganar Andalucía y Asturias”.