"Se produjo un fallo clamoroso en las medidas de seguridad más elementales", escribe en un auto que ha hecho público el juez Palop, responsable de la instrucción del caso Madrid Arena. Y remata, irónico: "Parece razonable que algo tendrán que decir los máximos responsables de seguridad del Ayuntamiento de Madrid, siendo este titular del recinto donde se produce el referido evento".

Ana Botella con una de las grandes críticas de su gestión del Madrid Arena, Esperanza Aguirre. Foto EFE



El juez se pregunta cómo se pudo permitir la celebración de un botellón ilegal
En su escrito, el juez viene a desestimar con una rotundidad no muy habitual el recurso que el Ayuntamiento de Madrid había planteado por la imputación de la cúpula de seguridad del consistorio. Como les informamos en su momento en ELPLURAL.COM, el magistrado imputó en el caso a quienes tenían en el momento de la tragedia la responsabilidad de seguridad del Ayuntamiento: el delegado de Seguridad, Antonio de Guindos, la concejal Fátima Núñez y el Inspector Jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo.

El juez Palop se muestra especialmente duro sobre la permisividad que hizo posible "la celebración ilegal del botellón multitudinario", y se pregunta "por qué se permitió a los jóvenes que hacían botellón irrumpir de forma confusa y tumultuariamente al recinto, alguno de ellos rompiendo las alambradas del recinto".

"Las dimisiones se habrán producido por la conciencia de los afectados"
En cuanto a las dimisiones que han seguido a sus imputaciones, el magistrado ironiza: "Las dimisiones se habrán producido por la conciencia de la persona afectada, este juzgado no ha obligado a dimitir a nadie".