María Dolores de Cospedal junto al alcalde de Almadén, Carlos Jesús Rivas (izq). AYTO María Dolores de Cospedal junto al alcalde de Almadén, Carlos Jesús Rivas (izq). AYTO



María Dolores Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, está más preocupada por la obesidad infantil que por las necesidades alimenticias de muchos alumnos castellano-manchegos, que según responsables docentes de la región pasan hambre y está desnutridos. El último en denunciar esta situación ha sido el director del instituto “Picasso” de la localidad ciudadrealeña de Almadén: “Algunos de nuestros alumnos vienen al instituto sin haber podido desayunar porque no tiene qué comer debido a la grave situación económica en que viven”, recoge en una carta enviada al alcalde de la localidad y a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM (ver documento).

Cargo político del PP
Denuncia que adquiere toda la fuerza objetiva y vigencia ya que el autor de la misma es concejal en este municipio gobernado por el Partido Popular castellano-manchego que preside Cospedal. Como será la situación para que el otrora disciplinado Francisco Cabrera Sánchez, que hasta hace unos meses era teniente de alcalde de Almadén, haya decidido “romper” con el silencio que impone el Gobierno de la también secretaria general e instar a su compañero, el alcalde Carlos Jesús Rivas, a tomar medidas para erradicar este “grave problema”, ya que “tener hambre empeora su comportamiento y el no tener siquiera lo básico para una vida digna nos hace que nos olvidemos de una educación de calidad”, concreta.

El hambre puede esperar; la obesidad, no
Pero los escolares hambrientos “tienen una ventaja” sobre el resto de sus compañeros, y es que la mayoría de ellos tienen sobrepeso. Situación que preocupa a Cospedal, y mucho, como lo prueba su lucha contra la obesidad a la que ha declarado la guerra a través del programa “+Actica”, dotado con un presupuesto que alcanza los  2.375.000 euros, mientras que su Gobierno lleva a cabo un escandaloso recorte en becas a comedores, transporte escolar, gratuidad de libros, despido de miles de profesores y otras mermas que afectan a la salud de los escolares, como no solo denuncian los profesionales, también sindicatos y partidos políticos.

“Intolerable y vergonzoso”
En este sentido, el PSOE castellano-manchego, en boca de su portavoz sectorial, Blanca Fernández, ha exigido medidas urgentes a la presidenta regional para atajar los casos que se están dando de niños que van al colegio sin comer como consecuencia de la falta de recursos económicos de sus familias. “No podemos consentir que Cospedal se niegue a pedir más a quien más tiene mientras la pobreza infantil en Castilla-La Mancha sube espeluznantemente y mientras nos enteramos de casos como el de Almadén, donde hay niños que van al colegio sin comer y que se desmayan”.

Comedores abiertos todo el año
Pero el caso de Almadén es uno más entre los cientos que se registran a lo largo y ancho de Castilla-La Mancha, situación denunciada también por los socialistas el pasado mes de junio. En esa fecha, el PSOE pidió a Cospedal que abriera los comedores de los colegios todo el año, “porque un niño tiene que comer todos los días”, añadía  la portavoz progresista, Cristina Maestre, “en la región hay cien mil niños que no tienen acceso a un comedor, a libros de textos gratuitos o al transporte escolar”, para denunciar también la “situación dramática del 95 por ciento de los escolares a los que Cospedal les ha quitado la beca”. Como ya es conocido, el PP hizo caso omiso y se negó a secundar la petición parlamentaria del PSOE.

Apadrinar a un escolar pobre
Y no es exagerado decir, por lo tanto, que en Castilla-La Mancha hay miles de escolares que pasan hambre mientras que Cospedal y su Gobierno protegen y subvencionan las corridas de los toros, o amplían ayudas para cazar jabalíes alanceados. Y como muestra un botón: La falta de ayudas públicas en la localidad toledana de Torrijos ha llevado a Cáritas a activar un programa de becas con la solidaridad y donativos de los vecinos, ya que se encuentran “desbordados” y piden a los torrijeños que “apadrinen a los niños necesitados”, que desde hace meses también llegan a los centros  sin desayunar y carentes de los mínimos exigidos para vivir con dignidad.

Un tercio de ciudadanos pasa hambre
Además de los escolares, hay adultos en Castilla-La Mancha que tampoco hacen las tres comidas de rigor. Para el portavoz del Grupo Socialista, José Luis Martínez Guijarro, el Gobierno de Cospedal “mira para otro lado” cuando los niveles de pobreza en Castilla-La Mancha han aumentado. “Son un tercio los ciudadanos de nuestra región los que están en situación de pobreza, y lo que es más grave: la situación no tiene visos de solucionarse y el Gobierno de castellano-manchego ante esta realidad no hace nada”, como lo prueba que en el proyecto de presupuestos de la Junta para el próximo año no se articulen medidas para intentar resolver este grave problema.