[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"24207","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-206415","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"320","alt":"B\u00e1rcenas declarando en uno de sus juicios a trav\u00e9s de un plasma"}}]] Bárcenas declarando en uno de sus juicios a través de un plasma



Lo han intentando por tierra, mar y aire; o lo que es lo mismo, por medio de una docena de abogados que han pretendido sin éxito abortar la decisión del juez Pablo Ruz de enviar a los juzgados toledanos la pieza separada de la pandilla mafiosa de la Gürtel que debe investigar la supuesta mordida de 200.000 euros, entregados por los directivos de Sacyr al Partido Popular de Castilla-La Mancha en 2007 para pagar los gastos de la campaña electoral de María Dolores Cospedal a cambio de la concesión del servicio de recogida de basuras de la capital de Toledo, gobernada en esas fechas por el PP, según denuncia en sede judicial del extesorero del PP, Luis Bárcenas, que vuelve estos días por sus propios fueros anunciando nuevas entregas de SMS, grabaciones y otros “papeles” en los que la actual secretaria general de los conservadores, en la diana del “alpinista”, no es ajena, como anunciaba esta semana el periodista conquense Raúl del Pozo en su columna de la contraportada de El Mundo.

¿Qué puede aportar más Bárcenas a este caso?
A día de hoy la situación es la siguiente: Bárcenas dice que Luis del Rivero dio al PP de Castilla-La Mancha una primera entrega de 200.000 euros, del que existe un recibí firmado por el actual gerente de Cospedal en tierras de Don Quijote, José Ángel Cañas, y que el dinero correspondía a una primera aportación para que el PP le concediera el servicio de recogida de basuras de la ciudad de Toledo, como así fue. Todo esto derivó en la imputación por parte del juez Pablo Ruz de los dirigentes de Sacyr (Luis del Rivero y Manuel Manrique), del exalcalde y vicealcalde de Toledo, José Manuel Molina y Lamberto García Pineda, respectivamente, y del citado gerente Cañas, que, además, ha llevado los dineros de la última campaña electoral de Cospedal el pasado mayo. Pues bien, Bárcenas parece disponer de más documentos que demostrarían su denuncia judicial y aportaría nuevas pruebas al caso, que, sí o sí, ya pertenece al ámbito judicial toledano.

Últimos recursos rechazados
Y no será porque los imputados no han intentado a toda costa que el Juzgado de Instrucción Nº 5 de la Audiencia Nacional archivara el caso de la supuesta mordida de los 200.000 euros, “pero las pruebas son tan contundentes, la veracidad de los hechos tan incontestables, que es imposible dar carpetazo al asunto por mucho que se empeñen los encausados”, reconoce a ELPLURAL.COM uno de los abogados personados en la causa. Y es que el último “NO” de la Audiencia Nacional ha sido al expresidente de Sacyr, Luis del Rivero (ver auto), a quien el secretario judicial le ha dicho que no hay nada que hacer, que el caso es ya toledano y que no caben más tretas y dilaciones.

Llega “el caimán” y se estrecha el cerco
Así las cosas, será el juez decano de la Audiencia Provincial de Toledo, Juan Ramón Brigidano, el que decida qué juzgado debe entender del caso e iniciar nuevas pesquisas sobre esta supuesta mordida, cuya abultada documentación llegará antes de fin de mes a los juzgados toledanos. Decisión que el entorno de Luis Bárcenas, últimamente más activo de la cuenta a través de las “meriendas” con Raúl del Pozo, llama “llega el caimán”. Aún es más, en círculos periodísticos es ya conocida la expresión “llega el caimán a Toledo”. Tal vez el reptil se quede en la Puerta de Bisagra, emblemático monumento cercano a los juzgados capitalinos, pero está claro que María Dolores Cospedal y sus adlátares tienen desde hace unos días menos cuerda y más razones para estar preocupados, ya que a partir de ahora puede pasar de todo, menos el archivo de la causa, puesto que ningún juez de Toledo se atreverá a pegar carpetazo a este asunto, no sin antes abrir una línea de investigación que siga los pasos iniciados por el exmagistrado de la AN, Pablo Ruz, quien ha sentado sólidos pilares para que el caso no acabe en Toledo y prosiga su camino hacia Albacete, sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Los dos principales aforados
Y si esto ocurre, y si las investigaciones de los jueces toledanos llegan hasta donde deben llegar, hasta el epicentro de la supuesta mordida, entonces no queda otra salida que derivar el caso al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha para que sea éste el que decida si imputa o no a los dos protagonistas solapados y aforados del caso, la supuesta receptora de la mordida de los 200.000 euros, María Dolores Cospedal, y el supuesto mullidor de la misma, Vicente Tirado, ambos diputados regionales en la actualidad y de los que Luis Bárcenas podría adjuntar en unos días nuevos “papeles” que situarían en la picota a la presidenta y secretario general del PP castellano-manchego, respectivamente. Continuará.