La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, inicia su retirada.  En una comparecencia tras presidir el Comité Ejecutivo Regional de su partido, ha anunciado por sorpresa la convocatoria de un "Congreso extraordinario y de refundación"  en el que renuncia a presentarse a la reelección.

Aguirre asegura que pone toda su experiencia al servicio del partido, incluidos sus errores. La todavía presidenta madrileña se va sin desaprovechar la ocasión para dejar en evidencia a Mariano Rajoy, presidente nacional, al apostar por primarias para elegir a su sustituto.

Autocrítica
Lo hace después de la debacle electoral en Madrid que ha provocado la pérdida de la alcaldía y grandes dificultades para que el PP consiga gobernar la Comunidad. Aunque Cristina Cifuentes ha salido mejor parada que Esperanza Aguirre el 24-M, todavía no tiene asegurada la presidencia. En su comparecencia se ha referido a los resultados de estos comicios como "negativos y decepcionantes".

Aguirre ha dicho que el congreso debe celebrarse lo "más pronto posible" porque las pasadas elecciones "han demostrado que muchas cosas no han funcionado como debería en el partido", y al respecto ha mencionado la desilusión de los  ciudadanos por  incumplimientos electorales, como la reforma de la ley del aborto, o la "contundencia ante ETA".

La presidenta del PP de Madrid ha admitido "errores" cometidos en su campaña, entre los que subrayó "el tono" empleado por ella misma. "Otro fallo fue que no fuéramos capaces de identificar a los componentes de Podemos, donde hay personajes con historia y actividades anteriores que teníamos que haber dado a conocer a los madrileños para que conocieran a quien votaban", ha añadido Aguirre.