Política
El ministro de Cultura, Máxim Huerta, anuncia su dimisión durante su comparecencia esta tarde en la sede del ministerio EFE
El ministro de Cultura, Máxim Huerta, anuncia su dimisión durante su comparecencia esta tarde en la sede del ministerio
|
Fuente
:
EFE

Dimite Màxim ‘el breve’: 7 días como ministro de Cultura

Una semana para olvidar o los 5 hitos que han provocado la defenestración de Huerta del Gobierno de Pedro Sánchez

Mié, 13 Jun 2018

Pasadas las 19 horas de este miércoles, Màxim Huerta comparecía en el número 1 de la madrileña Plaza del Rey, sede del ministerio de Cultura, para anunciar su dimisión.

Apenas habían pasado 10 horas desde que se conociese, a través de una exclusiva de ‘El Confidencial’, que Huerta fue sancionado en 2017 a abonar 218.000 euros a Hacienda por los impuestos que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008. Una época en la que el entonces presentador en ‘El programa de Ana Rosa’ (Telecinco) ingresó casi 800.000 euros a través de la sociedad limitada Almaximo Profesionales de la Imagen.

Huerta era el único accionista y administrador de esta sociedad que le permitió al exministro tributar menos que si lo hubiera hecho como renta personal con el IRPF.

7 días como ministro: una semana para olvidar
Aunque pocos minutos después de que se conociese la noticia, Huerta apareció ante la opinión pública para defender que pagó “lo correspondiente” y que el “asunto estaba cerrado”, las críticas de la oposición y la creciente indignación ante lo desvelado acabaron provocando la dimisión del escritor y presentador de televisión.

En total, Huerta ha ejercido siete días como ministro. Una semana -sin ningún lugar a dudas, para olvidar-, que se puede resumir en 5 acontecimientos puntuales, pero extremadamente significativos.

Cinco hitos que han acabado por hacer inviable su permanencia en un Gobierno, el de Pedro Sánchez, que llegó a La Moncloa tras triunfar una moción de censura derivada de los casos de corrupción del Partido Popular y al que, por tanto, se le exige ser impoluto.

1El deporte

Fue el pasado jueves 7 de junio cuando Huerta prometió su cargo ante el Rey Felipe VI. Un acto que estuvo marcado por su animadversión al deporte -manifestada en comentarios que realizó antes de convertirse en ministro-. Me comprometo a “mimarlo y amarlo”, dijo Huerta tras admitir que ni lo practicaba ni lo seguía. Sus palabras no convencieron a buena parte del mundo del deporte, que observaba con mucho recelo su nombramiento. 

2Los tuits

Desde que accedió al Ministerio de Cultura y Deporte, los tuits que en su día escribió Màxim Huerta han supuesto más de un quebradero de cabeza para el Gobierno de Pedro Sánchez. Mensajes muy poco afortunados, machistas en algunas ocasiones y en su mayoría con contenido impropio para un ministro del Gobierno de España. El escritor se excusó afirmando que escribía en las redes sociales desde que eran "casi como un chat de amigos y sin saber la repercusión y sin saber que las cosas se podían utilizar". Sea como fuere, lo cierto es que los comentarios han copado -y no para bien-, las páginas de los medios de comunicación.

3El Secretario de Estado

En plena polémica por sus tuits y su poca afición al deporte, desde Moncloa se filtró que la secretaría de Estado para el Deporte sería ocupada por un personaje de gran relevancia pública. Vicente del Bosque, el entrenador que triunfó con ‘La Roja’ y que nunca ocultó ser de izquierdas, rechazó el puesto. Entonces, Huerta aseguró que el cargo lo ocuparía una mujer con gran recorrido en el mundo del deporte. Un nombramiento que nunca llegó.

4La segunda opción

Tras la negativa de Vicente del Bosque se filtró que Màxim Huerta no fue la primera opción de Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno primero pensó en otras personalidades como Antonio Muñoz Molina, Elvira Lindo o Aitana Sánchez Gijón para liderar este ministerio. Ofrecimientos que no se negaron con suficiente ahínco desde el entorno de Pedro Sánchez y que debilitaron aún más el ya de por sí frágil liderazgo de Huerta.

5El fraude

La sanción a Huerta en 2017 a abonar 218.000 euros a Hacienda por los impuestos que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008 fue la puntilla definitiva para quien ostenta el triste mérito de haberse convertido en el ministro más breve de la democracia española. Siete días. Apenas 160 horas en las que eso sí, Huerta no dejó de generar titulares.

 

José María Garrido es periodista y politólogo.