Así lo afirma José Manuel Moreno, experto en cambio climático, en el panel de científicos de la ONU. Los datos así lo avalan también: en la ola de calor de 2003 en Francia murieron más de 10.000 personas. En España, aunque las cifras oficiales que el Ministerio de Sanidad manejó en su momento fueron de 141 muertos, el Centro Nacional de Epidemiología cifra en 6.500 el número de fallecimientos atribuibles al calor.

En opinión del catedrático José Manuel Moreno, vamos a tener que acostumbrarnos a este tipo de episodios. Según declaró a la Cadena SER, “Los registros históricos registran un verano anormalmente cálido cada cien años, ahora hay más picos, más intensos y más frecuentes”. “En 2001 ya alertábamos de este aumento de las olas de calor. La de 2003 se llevó por delante 70.000 vidas en Europa. Hay que aprender de esto, son eventos de extraordinaria gravedad”.

El catedrático de Ecología de la universidad de Castilla La Mancha e integrante del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, advierte de que si no se toman medidas el incremento el incremento de la temperatura en este siglo llegará a ser de 4 grados y ya es imparable que sea, por lo menos, de un grado y medio.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) se creó en 1988 con la finalidad de proporcionar evaluaciones integrales del estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, sus causas, posibles repercusiones y estrategias de respuesta.

Diferencia de temperaturas respecto a la normal durante la ola de calor europea de 2003.



Desde el inicio de su labor en 1988, el IPCC ha preparado cinco informes de evaluación. El quinto Informe de Evaluación que se hizo público a finales de 2014 establece una serie de evidencias que deben obligar a los dirigentes políticos a tomar medidas:

-El calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado.

-Cada uno de los tres últimos decenios ha sido sucesivamente más cálido en la superficie de la Tierra que cualquier decenio anterior desde 1850. En el hemisferio norte, es probable que el período 1983-2012 haya sido el período de 30 años más cálido de los últimos 1.400.

-En los dos últimos decenios, los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida han ido perdiendo masa, los glaciares han continuado menguando en casi todo el mundo y el hielo del Ártico y el manto de nieve en primavera en el hemisferio norte han seguido reduciéndose en extensión.

-Desde mediados del siglo XIX, el ritmo de la elevación del nivel del mar ha sido superior a la media de los dos milenios anteriores. Durante el período 1901-2010, el nivel medio global del mar se elevó un 0,19

-La influencia humana en el sistema climático es clara. Es evidente a tenor de las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el forzamiento radiactivo positivo y el calentamiento observado y gracias a la comprensión del sistema climático.