Si todavía no tienes en casa el pan para hacer torrijas, la verdad es que ya vas un poco tarde. Pero, tranquilo que todavía estás a tiempo. A la hora de preparar esas deliciosas torrijas de Semana Santa lo principal para que la receta nos quede perfecta y la rebanada nos quede jugosa es elegir el pan adecuado para ellas, porque no todos sirven. El secreto de la torrija no está en la masa, pero si en el pan.

En las recetas más tradicionales, esas que de nuestras abuelas que han pasado de generación en generación, las torrijas se hacían con el pan que sobraba en la comida y se quedaba duro durante varios días. Una receta de aprovechamiento con la que sacar el lado más dulce a estos días de fiesta. Pero ahora, con la multitud de variedades de panes que podemos encontrar en el mercado, resulta más complicado acertar con nuestra elección. Ahí es cuando llega la gran pregunta: ¿Cuál es el mejor pan para hacer torrijas? Salimos de dudas gracias a este estudio que han realizado en la OCU en la que pidieron a expertos cocineros que preparan torrijas con distintos panes, de forma que sean capaces de absorber la leche infusionada con canela, limón y azúcar, ablandándose pero permitiendo el proceso de fritura. Este ha sido el resultado.

Relacionado Las mejores recetas de Youtube para aprender a hacer torrijas

Pan de barra, el de toda la vida

Si quieres utilizar este pan para hacer torrijas, debes tener en cuenta que tiene que estar duro del día anterior. Para que tu torrija quede perfecta deberás dejarlo bastante tiempo en la mezcla de leche, canela y limón para que se empape bien en todos los ingredientes y se hablen lo máximo posible, incluida la corteza, que siempre será la parte más dura. El truco es cortar rebanadas de tamaño bastante grande evitando la greña (el corte del pan) ya que podría romperse cuando lo mojemos en la leche.

Pan candeal (estilo pan de picos)

Su característica principal es que se trata de un pan de miga suave, muy compacta, con poca humedad, a priori muy adecuado para tus recetas de torrijas. Su corteza es algo más dura que la de la barra de pan convencional, con lo que hay que tener la precaucación de asegurarnos que también queda suficientemente empapada.

Pan de chapata

Este pan, más aromático, tiene gran número de alveolos (agujeros), a veces de gran tamaño. Eso hace que le resulte muy difícil captar la humedad de la leche. Su corteza es dura y perfecta para este tipo de elaboración Todo eso contribuye a que no sea el más adecuado para las torrijas según este estudio de la OCU.

Pan de chapata
 
Pan de molde

Si no tienes alguno de los panes que hemos descrito anteriormente, esta es una solución rápida si no disponemos de otro tipo de pan, pero igual el proceso de elaboración se te complica, ya que su textura, muy blanda, hace que se rompan con facilidad, por lo que requiere de mucho cuidado y paciencia. Si optas por este tipo de pan es mejor que compres alguno con la rebanada más gruesa para que aguante mejor el proceso de empaparse.

Pan de torrijas de panadería

Seguro que lo has visto en tu panadería de confianza. Este pan especial es una barra de miga consistente y corteza blanda que suelen llevar un alto contenido en gluten, grasas y azúcares. Además el corte de las rebanadas será más fácil porque ya tiene marcadas las líneas para hacer el tamaño correcto. El resultado es bueno, facilitado por su particular composición y formato.

Pan de torrijas industrial

Puedes encontrarnos en la mayoría de supermercados y establecimientos, encontrando distintas marcas comerciales. Se presentan en un envase a modo de pan de molde, a veces con las rebanadas ya cortadas, con  una miga muy compacta, una corteza muy blanda. Incluso algunos ya están aromatizados con limón y canela, por lo que facilitan bastante el proceso. En este informe de la OCU explica que han probado tres marcas distintas (no especifican cuáles) y que soportan muy bien el proceso de empapamiento y elaboración.

¿Cuál es el mejor?

Después de este análisis, en la OCU han lanzado su veredicto. Descartan la chapata por ser, poco adecuada para esta preparación igual que también el pan de molde fino. El resto de panes salen airosos de nuestras pruebas: pueden ser usados para preparar las torrijas. Por su facilidad para trabajar y sus buenos resultados, los panes especiales de torrija son la mejor alternativa, aunque su coste es ligeramente superior al precio de una barra de pan convencional.