Los Genoveses

Cifuentes y su incierto futuro laboral

Un repaso a las diferentes alternativas que se le presentan a la expresidenta

74
Mié, 25 Abr 2018

La dimisión de Cristina Cifuentes plantea varias hipótesis sobre su futuro inmediato. Por nuestra parte, no vamos a especular sobre si se le aplicará o no el denominado “modelo murciano” sobre el que hace unos días dedicamos una crónica. Tampoco está en nuestro ánimo teorizar sobre si continuará o no siendo Presidenta del PP de Madrid o diputada rasa de la Asamblea de Madrid.

En este articulo, escrito a pocas horas de su anuncio de dimisión, vamos a intentar responder a una pregunta sencilla que tienen que ver con la situación “laboral” que a partir de mañana tendrá la ex Presidenta Cifuentes. Vayamos por partes.

En primer lugar, para hablar con propiedad, es conveniente recordar el doble sueldo que tanto por transferencia bancaria como en especie recibía hasta hoy. El primero, si alguien tiene interés en conocer cuanto ganaba todavía puede darse una vuelta por la web de la CM y consultarlo en este enlace:

Como se puede comprobar en su última declaración de IRPF del año 2016 sus retribuciones brutas anuales ascendieron a 109.238,57 €, incluyendo los trienios acumulados como funcionaria de la UCM.

El segundo, aunque es más difícil de cuantificar, cada cual puede hacer sus cálculos. En este salario en especie hay que incluir varios gastos que cuando deje de ser Presidenta tendrá que abonar.  Valga, como ejemplo, su transporte por aire, mar o tierra que hasta hoy corría a cargo del erario público. Sus llamadas de teléfono, sus conexiones a la red o los numerosos almuerzos a los que probablemente, muy a su pesar, tenía que asistir cuando no presidir. Todo eso y alguno más dejarán de ser abonados por la Administración o, en su caso, por el PP de Madrid.

Además, a diferencia de algunos de los colegas que la precedieron, (Leguina o Ruiz Gallardón ) no podrá incorporarse al Consejo Consultivo que hasta el otoño del 2015 venía funcionando en la CM. Esta incorporación iba acompañada de una retribución mensual nada desdeñable para el común de los mortales . Y no puede hacerlo porque el Consejo Consultivo fue suprimido por su Gobierno, tal como habían prometido en su programa electoral.

Los ejemplos de los otros 2 ex Presidentes, Ignacio González o Esperanza Aguirre, por el momento, no le sirven de mucho. El primero está siendo investigado por los Casos Púnica y Lezo y hasta donde se sabe continúa en excedencia voluntaria en el Ayuntamiento de Madrid y con todas sus cuentas embargadas. La segunda, a la espera de que también acabe siendo investigada por la financiación irregular del PP de Madrid, se encuentra jubilada de su condición de funcionaria de la AGE.

Por tanto, dada su condición de funcionaria en servicios especiales de la Escala Técnica de Gestión” de la Universidad Complutense (UCM), una vez perdida la condición de cargo público, tal como establece la legislación básica, “deberá solicitar el reingreso al servicio activo en el plazo de un mes, declarándosele, de no hacerlo en la situación de excedencia voluntaria por interés particular, con efectos desde el día en que perdieron aquella condición”.

Esta situación en “servicios especiales” la puede mantener si a su vez conserva su escaño autonómico, circunstancia que el sentido común dice que es bastante improbable que suceda. En este caso, su salario como parlamentaria regional apenas alcanzaría los 50 mil € brutos anuales.

En cambio, si finalmente decide incorporarse a la UCM, considerando la antigüedad que acumula desde 1990, su único sueldo público, trienios incluidos, se acercaría a los 70 mil € brutos anuales que es sensiblemente inferior al que hasta hoy ha venido recibiendo.

Hasta aquí lo datos. La realidad, sin embargo, con la que a partir de mañana se va encontrar Cifuentes es mucho más dura que la perdida de unos miles de euros. Sin ánimo exhaustivo comprobará, como de un día para otro, sus decenas de colaboradores desaparecerán a golpe de temporizador; no recibirá ninguna distinción en forma de “Medalla de Oro” que otros Presidentes, salvo Ignacio González, si que han recibido en reconocimiento a su paso por la Puerta del Sol. Su propio Partido la archivará a pie de página y más pronto que tarde su nombre pasará a formar parte de ese lote “de personas” que, por ejemplo, Rajoy es incapaz de pronunciar.

Acabamos ya avanzando a nuestros lectores que en próximos días relataremos nuestra versión sobre lo que realmente ha sucedido en la caída de Cristina Cifuentes. Y es que en esta historia de vendettas sicilianas todo es mucho más cutre de lo que cabría imaginarse. Al quite.

 

Mucha más información y personajes en Los Genoveses