Este viernes se ha podido respirar e incluso cortar la tensión en el plato de El Programa de Ana Rosa después de que entrara en directo Ortega Smith para explicar, una vez más, la posición de Vox sobre la inexistencia de la violencia de género contra la mujer.

El partido de ultraderecha se ha centrado en negar que exista una violencia especial contra la mujer, asegurando que dicha violencia debería considerarse como intrafamiliar, pues, según han dicho en más de una ocasión, creen que realmente hay más hombres que mujeres maltratados.

En esta línea, el portavoz de Vox ha asegurado que "a Vox nadie le va a dar lecciones sobre la lucha contra la violencia, el respeto hacia la mujer y la protección a las mujeres que han sido atacadas, pero vemos la realidad con dos ojos y no solo con uno”. “Creemos que la vida de una mujer es igual de protegible que la de un hombre o un niño", mantiene el portavoz de Vox. 

Ante estas afirmaciones, Ana Rosa no ha podido hacer otra cosa más que mostrar su indignación y mostrarle a Ortega Smith, con datos, que la extrema derecha no tiene razón.

"ETA mató a 854 personas desde 1968 y desde 2003 han muerto 1.017 mujeres a manos de sus parejas y exparejas”, ha subrayado la presentadora para denunciar que la violencia de género es realmente “una plaga” porque “las mujeres están siendo asesinadas, y ustedes como gobernantes debéis protegernos”.

En la misma conexión en directo, otros colaboradores del programa le han reprochado a Ortega Smith sus palabras y han recordado el encontronazo que protagonizó este jueves junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Hay que recordar que los ediles de Vox no respetaron el minuto de silencio en recuerdo de la última víctima de violencia de género. Prefirieron enseñar una pancarta en la que se podía leer “La violencia no tiene género”.

Martínez Almeida le reprochó: Me hubiera gustado que por lo menos me hubierais comunicado que veníais con otra pancarta”, a lo que el líder ultra le respondió: “A mí nadie me dijo la que se iba a poner y cuando la he visto he dicho ‘esto no es’”.

Para Ortega Smith “no se puede acercar al discurso de la ideología de género”.

Además, Ortega Smith ha denunciado que algunos periodistas utilicen la palabra boicot para definir lo ocurrido. "Mantuvimos un escrupuloso respeto al minuto de silencio que fue interrumpido por los aplausos, incluidos los nuestros", ha comentado.