Imagen de la planta baja del Campus Madrid que Google pone en marcha en la capital.


Muy americana. Así ha sido la experiencia de hoy en Campus Madrid, el espacio que Google acaba de inaugurar en la capital (aunque abra sus puertas el día 22) y que se convierte en el cuarto de estas características a nivel mundial. Para ser sinceros y empezar por el final, es decir, por el discurso del ministro José Manuel Soria, es preciso decir que ha sido lo que más se ha salido del guión y no por sus palabras que, tras la alusión obligada a la recuperación, se adaptaron al momento y lugar, sino por el traje y la corbata. Algo así en un evento de Google es como regalarle un sombrero cordobés a Artur Mas.


La multinacional estadounidense es eso, muy americana y muy moderna, también en el vestuario. Sus grandes ejecutivos usan vaqueros y en el público se multiplicaban las camisetas casual... pero nos vamos del asunto y esto no tiene que ver con la moda.

TechHub se ha sumado al proyecto.



Pragmatismo puro
La compañía trae lo bueno de su país a las instalaciones madrileñas. Puro pragmatismo en la atención al cliente, en este caso al periodista de turno. Es verdad que de puertas para adentro, es decir, en el tema de datos y lo que se hace con ellos, a lo mejor no reina el pragmatismo o sí, y de ahí las críticas. Pero tampoco centra hoy nuestro interés.

Comentamos la inauguración de su Campus Madrid y las facilidades por doquier. Al fin y al cabo hay que vender el producto, así que como si de un programa de 'celebrities'  tecnológicas se tratase allí han estado desde el responsable de SeedRocket, hasta una de las ejecutivas británicas de TechHub, pasando por Laura Baena, fundadora del Club de las Malas Madres hablando del programa Campus for Moms. En pocas palabras, facilitar las cosas, una costumbre que en España, aunque empieza a verse, no es habitual.

Casa de la innovación
En su momento, cuando la multinacional apostó por Madrid para abrir su cuarto Campus tras Tel Aviv, Londres y Seul se habló de la “casa de la innovación”. El concepto ha aparecido hoy durante el tour. La encargada de hacer de cicerone ha sido Sofía Benjumea, directora de Campus Madrid -¿Se imaginan a un alto ejecutivo español enseñando su empresa a los medios como si de un empleado más se tratara? Yo no. No lo he visto nunca-.


Google, para su puesta de largo, además de contar con el titular de Industria y el presidente de la empresa en España, Javier Rodríguez Zapatero, se ha traído de EEUU a David Drummond, vicepresidente senior, y Mary Grove, directora global de Google para Emprendedores. Junto a ellos, responsables de startups que ya ocupan las instalaciones madrileñas o que llegan a ellas tras una experiencia “enriquecedora” en el Campus de Londres, y otros que han pasado a convertirse en financiadores, como Iñaqui Arrola (coches.com o Vitamina K) responsable de SeedRocket en Madrid, uno de los colaboradores destacados de Google, junto con TechHub que abre su delegación española.


¿Y por qué no?
Todos se han centrado en la labor que este Campus Madrid puede suponer para las startups españolas. Ese es su objetivo. Sofía Benjumea ante la pregunta de ¿por qué en Madrid? se respondió con otra “¿Y por qué no?”. Motivos hay suficientes y los responsables de Google lo saben, el principal el talento.

Los mentores asesoran en diferentes áreas a los emprendedores.



La multinacional se compromete a aportar a los emprendedores (“la comunidad en Madrid alcanza ya los 1.800 miembros”, según Benjumea, y aún no ha abierto oficialmente) la experiencia de ser el número uno mundial en muchos aspectos. A su disposición pone las instalaciones, su trayectoria, a sus trabajadores (el 40% se ha ofrecido para trabajar voluntariamente como mentores), la interrelación con el resto de Campus y a futuros inversores de los proyectos.

Sin duda el negocio es redondo. Las bases están puestas. La trayectoria de la marca la tienen. Las dependencias de Madrid gozan también de cierto halo místico por su conexión con Isaac Peral. Si a esto unimos que hay “café, Wi-fi gratis y muchos enchufes (de los eléctricos)”, entonces casi todo está hecho para que Campus Madrid, en palabras de Sofía Benjumea, sea “un hogar para emprendedores”.